Zanella consigue fallo que habla de “fraude” y le apunta a Motomel

Una decisión de la Justicia penal dejó sin efecto la cautelar presentada en diciembre, que intentó detener la compra de la empresa por parte de IMSA. No obstante, la Cámara Civil de San Luis deberá expedirse sobre la recusación del juez del concurso y la nulidad del proceso.

13 febrero, 2020 | 0:02 hs. | Punto a Punto

 

 

La disputa legal por la venta de Zanella suma un nuevo episodio. La Justicia dejó sin efecto una medida cautelar presentada a mediados de diciembre que le impedía a la histórica fabricante de motocicletas disponer de la marca y de otros activos, poniendo en pausa la venta de la compañía.

La Justicia dio lugar al pedido de los letrados de Zanella y, en consecuencia, impugnó la medida que le impidió avanzar a la firma concursada en la negociación con IMSA, miembro del Grupo Iraola/Corven, que realizó una oferta para quedarse con ella.

El fallo emitido por el juzgado de instrucción en lo penal nº3 de San Luis determinó que “se llevó a cabo una maniobra fraudulenta con la intención de inducir a error a la Justicia”. Zanella apunta que La Emilia, fabricante de la marca Motomel, estuvo detrás de esta operación, con la que pretendió frenar la adquisición por parte de IMSA de la empresa que dirige Walter Steiner.

“La cautelar viciada de nulidad fue presentada por una supuesta acreedora de la compañía y llamativamente coincidió con una batería de acciones judiciales y mediáticas desplegadas por el empresario Marcelo Meller de La Emilia, con la intención de evitar la operación de compra concertada entre Zanella e IMSA”, señaló en un comunicado y que reproduce El Cronista.

Para la empresa de Steiner, “el fallo es la primera demostración concreta de las irregularidades promovidas por La Emilia en su afán de impedir la concreción de una operación arreglada entre partes, con absoluta legalidad y transparencia, después de una extensa y colaborativa negociación”.

Es que, a fines de 2019, La Emilia denunció irregularidades en el proceso de adquisición y acusó a su competidora de querer levantar el concurso de acreedores que atraviesa hace 17 años para “vender a precio vil y sin autorización de la Justicia”.

En ese entonces, la compañía santafesina expresó que hubo “un manejo discrecional” por parte del juez Agustín Ruta, de San Luis, que antes de ser apartado de la causa aprobó la venta de Zanella a IMSA, a pesar de que Motomel ofertó una suma considerablemente más alta. IMSA quería pagar u$s 1.942.149 (alrededor de $ 122.355.387), mientras que La Emilia propuso $ 245 millones, más del doble.

Tras la acusación, Zanella le exigió, a través de una solicitada, que desistiera de sus “ilegítimas” acciones, tratándola como la “eventual responsable” de la quiebra de la compañía. Pero Motomel le respondió a Zanella, mediante una solicitada también, diciéndole que la oferta sigue en pie.

“No estamos obstaculizando la venta. Es curioso por qué no se hace lugar a nuestra propuesta, siendo el doble de la otra existente”, sostuvo Marcelo Meller, presidente de Motomel, y aseguró que el conflicto frena una inversión de $ 3000 millones que La Emilia proyecta hacer, en caso de quedarse con la empresa.