Startups en tiempos de pandemia: lindo momento para fracasar

Así como muchos se suben al tren del éxito, una pandemia podría ser el mejor motivo para fracasar. Nicolás Ferreyra te cuenta por qué.

14 mayo, 2020 | 0:01 hs. | Punto a Punto

 

 

Veníamos planeando nuestros próximos meses, reuniones y viajes de negocios. Veníamos programando nuestro tiempo y contando los hitos que nos iban a llevar al unicornio. Pero una pandemia nos dio un mazazo en la cabeza y de repente todo se frenó, se llenó de dudas, de falta de certezas y nos obligó a quedarnos en casa.

Con equipo en casa, cancelación de pagos y recortes de presupuestos, muchos están reinventándose, otros pivoteando de modelo de negocios y la mayoría ¨sentándose en la caja¨, como aconsejan la mayoría de los inversores de las startups.

Lo importante es entender que el mundo entero se ha detenido y que surgen oportunidades en muchos verticales que quizás antes no tenían sentido en tu cabeza.

Hoy, las edtech, que antes eran una promesa pero aún así de ciclo largo de adopción, están a la cabeza de los inversores interesados.

La logística de última milla que era un clavo en el zapato de los e-commerce y hoy toma mucha más importancia y aumenta el interés de encontrar soluciones al incremento de las ventas y los nuevos usuarios que, obligados por la pandemia, deben comprar online.

Las fintechs siguen creciendo y nuevas van a surgir, teniendo en cuenta que más del 50% en Latam no está bancarizado y pasar la tarjeta puede no ser de lo más higiénico para la transmisión del virus: la pandemia trae la necesidad tanto de adecuarse como de ofrecer nuevas soluciones.

Las proptech ya muestran las propiedades por realidad virtual, cuando hace 4 ó 5 años nadie lo quería adoptar: hoy es una necesidad de constructoras y desarrollistas.

Las plataformas que ayudan a conectarse y la productividad hacen lo propio a causa  del aislamiento social de las personas y el homeoffice, como obviamente también todas las soluciones relacionadas a combatir el Covid-19.

Pero hay un montón de emprendedores paralizados por el miedo y el interrogante de cuándo va a pasar y por las consecuencias que traerá todo este proceso. Desde despedir a colaboradores, como lo han hecho grandes como Airbnb, a salir a buscar capitales para bancar el parate.

Si nos centramos en el futuro económico, inmersos en una parálisis global que puso todo pata para arriba, vamos a tener que apelar al espíritu emprendedor, la resiliencia y la reinvención de la mentalidad emprendedora de nuestros países.

Los cambios de hábitos que deje esta pandemia son los que traerán las nuevas oportunidades con más chances de crecimiento rápido. La innovación hoy pasa por estar atentos a esos cambios y saber interpretarlos como un antes y un después del Covid-19. Los miedos nunca son buenos amigos para que se queden, hay que superarlos. Muchos emprendedores menos expertos precisarán de algún mentor, pero deben sobrellevarlos.

Lo cierto es que en esta generación quedará más gente sin aversión al riesgo o temor al fracaso, porque a muchos los va a tomar en cascada y lo que tenemos que intentar es que no sea de sorpresa.

A partir de ahora, esperemos que de una vez por todas, el fracaso sea un asset (activo) y no algo para avergonzarnos. Principalmente para los inversores que generalmente son los últimos en procesarlo. Hablando de los inversores, sin dudas permanecerán más cautos y más reticentes a inyectar dinero en una startup.

Por eso, si tu startup quedó paralizada por la cuarentena y no ves una salida o un pivot en tu modelo, y vas a quemar todo tu capital, fracasar puede ser un buen comienzo de algo nuevo. Y me refiero a que, en condiciones anormales, tu startup ya no tiene más sentido: fracasar puede ser un buena salida para comenzar un nuevo proyecto.

Nicolás Ferreyra
Emprendedor / Mentor /Networker


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!