Startup argentina desafía a Mercado Libre y a los súper: vende alimentos 4.0 online más baratos y llegan en el día

Frizata utiliza un modelo directo al consumidor: diseña, elabora, comercializa y distribuye sus productos, con importes hasta 60% más bajos que los super

31 enero, 2020 | 0:00 hs. | Punto a Punto

 

El ecommerce argentino está listo para implementar su próxima fase. Tras demostrar que está lo suficientemente maduro para la compra de artículos de electrónica, indumentaria y otros bienes, ahora avanza a pasos acelerados en la venta de alimentos.

El claro referente en el país es Mercado Libre que se prepara para lanzar Supermercado Libre, con un diseño y navegabilidad diferentes al resto de las categorías de productos.

Esta cambio en la estrategia competitiva fue replicado por Garbarino con su nuevo marketplace, en el que además de productos electrónicos también ofrece comestibles. Y por Coca-Cola, con Wabi, una plataforma de ecommerce que conecta a los comercios barriales con los consumidores.

Este sendero que comenzaron transitar queda claramente avalado por las cifras y los cambio de hábito de la sociedad: durante el CyberMonday, el rubro alimentos y bebidas sorprendió a propios y extraños con un incremento del 165% en relación a la edición de 2018. Y se catapultó como la categoría que despachó más unidades.

Entre tantos pesos pesados, una startup sale al ruedo para ocupar un lugar dentro del ecommerce de comestibles. Se trata de Frizata, que se autodenomina como la primera alimenticia nativa digital de Latinoamérica.

Esta foodtech –acrónimo de food y technology– no sólo usa tecnología para diseñar sus alimentos (incluyendo, una hamburguesa de carne vegetal), sino que además sólo vende directamente al consumidor desde su marketplace y a precios hasta 50% más baratos que los del supermercado.

Los emprendedores Adolfo Rouillon y José Robledo fundaron hace 20 años Amtec, un software factory que vendieron al gigante mexicano Neoris. Más tarde tomaron un giro de 180 grados: crearon Congelados del Sur, firma dedicada a productos de freezer de marca blanca para las grandes cadenas.

Ambas experiencias confluyeron en Frizata, compañía con base en Rosario inaugurada este año y en la que invirtieron más de u$s8 millones. Esta alimenticia no “existe” en el mundo offline, todo se vende a través de la página web y la mercadería es recibida en el domicilio (por $150) o se retira por un picking point.

Según confirmó, ya opera desde diciembre en Capital Federal y zona norte del Gran Buenos Aires. Instaló un centro de distribución en Ituzaingó, en el Oeste del Conurbano y posee puntos de retiro en algunas sucursales de heladerías y en algunas localidades bonarenses de Zona Norte.

“Tenemos un portfolio con 50 productos. La totalidad ya está disponible”, afirma Robledo. El catálogo incluye pizzas, empanadas, tortillas de papa y verduras, supremas, hamburguesas, vegetales congelados y milanesas de soja, entre otros. Y esperan duplicar la oferta en los próximos seis meses.

La última milla la cubren con vehículos que trabajan de manera exclusiva para Frizata, lo que le permite acortar rango horario de entrega. “Tenemos una sistema que arma una ruta a lo largo del día y nos posibilita indicar el rango horario. Ni Mercado Libre puede decirte a qué hora te entrega”, desafía.

Robledo afirma que no es la única ventaja para competirle a la firma de Marcos Galperín ni a los gigantes del supermercadismo o al segmento retail que busca hacer pie en el ecommerce.

Además, al ser fabricantes y vendedores, les permite probar variantes y salir rápidamente al mercado, un equivalente al modelo de fast-fashion que es marca registrada del gigante español de indumentaria Zara.

En su división de Investigación y Desarrollo (I+D) cuenta con un equipo de ingenieros que se dedica exclusivamente al diseño de nuevos productos. “La diversidad del negocio implica un mayor trabajo: no sólo es inteligencia artificial, también pruebas de laboratorio, de producción semi-industrial e industrial, etcétera. No se agota en la pantalla”, afirma.

Según Robledo, la firma además realiza una “modificación continúa de sabores: para llegar a los 50 productos, hay no menos de 500 ideas”. Además, la inteligencia artificial de Frizata evalúa una matriz de más de 100 variables.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter