Ricardo Ruival (Motmi)

En sólo tres meses, Motmi se adaptó y diseñó un módulo virtual para ofrecer a los centros de rehabilitación. La compañía ayuda a superar patologías a través de escenas en gimnasios, lúdicas y videojuegos y los avances se registran en un historial clínico digital.

22 julio, 2020 | 0:00 hs. | Punto a Punto

 

 

Motmi es una plataforma ofrece rehabilitación virtual a través de sensores de movimiento para detectar el cuerpo del paciente a diferentes centros de salud, sin la necesidad de que haya contacto físico y desde la comodidad de su casa. ¿El objetivo? Motivar al paciente en la realización de actividades tanto neurológicas como traumatológicas, sin importar donde se encuentre.

El fundador de Motmi es Ricardo Ruival, quien junto a un equipo de ingenieros de software y algunos médicos, diseñaron este emprendimiento que hoy ayuda a cientos de personas.

-¿Cómo nació la empresa? ¿Qué hito desencadenó el primer paso?
-Con mi socio (Guillermo Rodríguez) estábamos pensando en incursionar en el área de la Salud, hasta que nos topamos con la publicación de un artículo del Dr. Lisandro Olmos de la fundación FLENI, quien estaba trabajando en un nuevo protocolo de rehabilitación, a través del uso de consolas estándares de videojuegos. En ese momento, pensamos en desarrollar videojuegos pero con un determinado objetivo terapéutico. Después de investigar en la materia, vimos que la rehabilitación tradicional tenía muchas falencias que con tecnología accesible y de bajo costo podíamos ayudar a revertir.

-¿Cuáles son estas falencias que mencionás?
-Los principales problemas de la rehabilitación tradicional son la falta de motivación del paciente debido al tiempo que demora la recuperación y llegar a los resultados esperados, los altos costos del tratamiento, especialmente cuando se hace solo, la subjetividad de las métricas, la falta de información a terceros y la tele-rehabilitación que muchas veces no tiene supervisión desde la casa del paciente, entre otros desafíos más.

-¿Qué los diferencia de otros competidores de la industria?
-Si los hay, no muchos a nivel global, pero sí existen, incluso hay empresas que han recibido mucha inversión (empresas de España, EE.UU., Canadá e Israel), pero nuestro diferencial está dado en nuestra génesis de desarrolladores de software (tanto mi socio y yo somos Ingenieros en Sistemas). Es por eso que nuestro producto no ataca a una determinada patología, sino que es transversal a cualquier dificultad que tenga una persona, ya sea física o mental. Además, nosotros nos integramos a muchos sensores de movimientos (comunes en el mercado y de bajo costo), mientras que la competencia solo trabaja con un par de ellos. Nuestra flexibilidad nos permite adaptarnos muy rápidamente a los cambios del mercado. Por ejemplo, a raíz del surgimiento del Covid-19, en tan sólo tres meses incluimos un módulo de teleterapia dentro de la compañía, sin la necesidad de usar sensores de movimientos, solo con el uso de Internet.

-¿Qué desafíos tenés hoy?
-El acceso a capital que ayude a hacer crecer el producto y a salir al mundo.

-¿Cómo impactó la pandemia en tu emprendimiento?
-La pandemia nos pegó mucho porque a comienzos del 2020, estábamos lanzando el módulo de telerehabilitación, con el fin de que los pacientes puedan recibir terapia en sus hogares, a través del uso de sensores de movimiento, para lo cual dichos sensores y equipos se debían instalar en los hogares de los pacientes. Al comenzar el confinamiento, muchos centros de rehabilitación que aún no contaban con atención médica remota, directamente tuvieron que cerrar.

-¿Y qué hiciste?
-Como consecuencia de lo anterior – y sabiendo que la instalación de sensores en los hogares del paciente para el tratamiento remoto era un impedimento económico – decidimos lanzar un módulo de teleterapia que no necesitara del uso de sensores físicos en el lugar, sino que permitiera mantener el contacto entre el profesional de la salud y los pacientes a través de Internet. Gracias a esto, muchos de nuestros clientes pueden seguir trabajando.

-¿Cuál fue el consejo más importante que te dieron y que aplicás al trabajo?
-Que el entorno no depende de nosotros y que no lo podemos cambiar, por ende lo importante es saber adaptarse al mismo.

-¿Qué le recomendarías a otros emprendedores que tienen una idea y no saben cómo empezar?
-Que tengan foco y que comiencen por algo, no importa que sea chico y simple, una vez que empezás, la inercia hace que vayas por más.

Fuente: Endeavor Argentina

 


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter