Empresario 2020: Renault

0

 

A fines de marzo del 2020 y durante algunos posteriores, la producción industrial debió meter un freno de mano inédito y reducir su actividad a niveles muy cercanos a cero. La incursión del coronavirus estaba haciendo sus primeros estragos en un sinnúmero de empresas grandes y pequeñas.

La vuelta no fue fácil, con el rediseño de células productivas, distanciamiento social, estrictos protocolos de trabajo y la reorganización de los equipos de trabajo para reducir las probabilidades de contagio y propagación del virus. A ese marco sanitario se sumaba otro no menos complejo: la volatilidad de la , palpable en este caso, por el incremento de la brecha cambiaria y las consecuentes restricciones para acceder al dólar, pieza clave para que la industria pueda importar sus insumos.

Por todo ello, cuando a comienzos de agosto la planta que Renault tiene en Santa Isabel produjo la primera pick-up se vivió como un hito, al que se sumaría otro, el inicio de la producción en serie del modelo en noviembre y el lanzamiento comercial.

El mercado respondió a las expectativas de la compañía y de un proyecto industrial que demandó US$ 600 , en alianza con Nissan: la preserie de la pick-up se colocó en pocos días. Brasil es el mercado por excelencia para este nuevo producto made in Córdoba, pero desde la compañía ya adelantaron que comenzaron a trabajar para sumar nuevas plazas extra Mercosur. Y que quieren poner a Santa Isabel “a punto para producir 50.000 vehículos en 2021”, luego de haber cumplido 65 años en Córdoba.

No tags for this post.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

seventeen − eight =