Por dónde pasa la clave para recuperar la inversión, según Ferreres

El economista y director de la consultora OJF & Asociados advierte que es prioritario recomponer la inversión. Cree que la caída 2020 será del 13% y que a fin de año uno de cada dos argentinos será pobre.

31 julio, 2020 | 0:04 hs. | José Busaniche

 

En el marco de su aniversario, la Fundación Mediterránea convocó al economista y consultor Orlando Ferreres, quien dio la charla “Argentina, de dónde venimos y a dónde vamos”. El fundador de la firma OJF analizó las variables macro del país, atravesadas por la pandemia, vaticinó un duro panorama para los próximos meses, aunque advierte que en 2021 podría verse algo de recuperación.

Ferreres puso el foco en plantear que tras la pandemia el gobierno debe comenzar a trabajar para reconstituir el tejido de inversión bruta interna fija para movilizar la economía y contrarrestar el daño social de la pandemia.

Producto. “Venimos de una gran caída del Producto Bruto, la más grande que se haya registrado. En abril la actividad cayó 34% interanual, pero 12,5% en junio. La industria sigue 10%, 12% abajo en comparación con el año pasado, pero se está recuperando en relación a los meses previos. Esta recesión hace que la inflación sea baja. Ha crecido mucho, 10%, el déficit del sector público, básicamente para sostener herramientas como el IFE. El déficit hoy es 8% del Producto, a final del año va a ser del 6%”.

Para Ferreres, la caída del Producto este año puede ser del 13% y el primer semestre va a dejar una caída del 17%. La recesión generada por la pandemia es monstruosa y va a ir mejorando. Hacia fin de año se recupera un poco, pero va a ser una caída grande. Que se arregle la deuda pública es una condición para que se acomode. La falta de acuerdo complica mucho, si no se cerrara y se entrara en un default la complicación, desde lo social, sería muy grave y tendría sus consecuencias en lo fiscal”.

Inflación. “A medida que nos vayamos alejando del punto más difícil de la pandemia la inflación se puede ir acelerando. Puede ser del 4%, 5% mensual y llegar al 45% en todo el país. no estamos esperando una híper, sí una inflación parecida a la del año pasado. No estamos hablando de la híper del ´89. En el Indec tenemos a Marco Lavagna que hacía el IPC Congreso cuando el Indec estaba intervenido por Moreno. Tenemos confianza en sus números. En julio la inflación nos está dando un aproximado al 2,2%”, marcó.

Con respecto al 2021, advirtió que será un año difícil por la incidencia de las elecciones legislativas. Y comentó que en el momento de las elecciones se conocerá el crecimiento para el segundo trimestre que puede ser un dato anualizado del 8% y que desde el punto de vista político podría echarse mano a esa expansión de la actividad económica.

Inversión. “La inversión está cayendo un 25%, está en el orden del 12% del Producto. La Inversión Bruto Interna Fija es menor que la amortización, no alcanza a cubrir lo que se gasta en capital. Las rutas, por ejemplo, se desgastan a mayor ritmo que la inversión para renovarlas. Cuando la Argentina creció mucho, de 1880 a 1930, la inversión era del 36% del Producto, cuando se desarrolló la infraestructura, las viviendas, etc. Eso hizo que Argentina tuviera un ingreso per cápita parecido a Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Dio lo mismo hasta 1945. Pasamos de ser un país emergente a uno desarrollado y luego fue declinando hasta el punto de no llegar a ser ni siquiera emergente. Esto trae como consecuencia un problema de pobreza muy grave. La pobreza para el segundo semestre del año podría ser del 50% de la población. Este no es un tema coyuntural, va a ser estructural, no va a ser fácil de resolver, va a requerir inversión, tanto del sector público como del privado. China invierte mucho desde el sector público, hay 30 mil kilómetros de vías de trenes rápidos en China. Argentina no llegó a tener un solo tren rápido, por falta de financiamiento o lo que sea no tenemos nada de eso. China puede ser un ejemplo para nosotros, tiene una participación fuerte del Estado, el Estado invierte y los privados también. El gasto público era del 28%, 30%, este año va a estar en el 46,5% del Producto. Para favorecer la inversión hay que bajar el gasto público. No se puede hacer ahora, pero hay que dar algunas señales. la inversión es muy poca y eso no ayuda a sacar a la gente de la pobreza”, remarcó.

2021 y Central. Para el año que viene Ferreres prevé un 45% de inflación, un déficit fiscal alto, con un valor del 4,5% del Producto y una expansión monetaria que no va a ser fácil de controlar. “El gasto público tolerable está cercano a los US$ 95 mil millones y hoy estamos muy por encima de eso. El tema central para nosotros es la inversión, pero ahora se suman otros problemas. Ahora tenemos control de precios. Roma, en su época imperial, tenía control de precios, el castigo al que no lo cumpliera era la muerte. Acá tenemos una expansión de la cantidad de dinero físico, más los depósitos de los bancos, más las cuentas corrientes y de ahorro que dan un 95% de variación anual. Ahora el Banco Central está cancelando la liquidez a través de las Leliq con una tasa del 35%. Evidentemente vamos a requerir una moderación de la expansión porque cuando termine la pandemia va a haber una expansión más grande de los precios”, concluyó.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter