Para la Justicia, Agustino Cueros armó red de testaferros para evadir impuestos

Su titular, Gustavo Arce, está detenido acusado de lavado y evasión. Fue investigado entre 2015 y 2018. Sus vínculos con famosos y la política alertaron a las más altas esferas judiciales.

2 diciembre, 2019 | Punto a Punto

El imperio comercial de Agustino Cueros se sacudió el miércoles pasado cuando efectivos de la policía y el Eter se llevaron detenido al conocido empresario textil Gustavo Arce, acusado de evasión impositiva agravada y lavado de activos.

Tanto el Juez Federal N°2 Alejandro Sánchez Freytes como el fiscal federal Gustavo Vidal Lazcano, comenzaron en agosto de este año a investigar los movimientos de la firma y a verificar la denuncia de la Afip: una millonaria evasión de impuestos que supera los $14 millones.

La maniobra. Según surge de la investigación a la que Perfil Córdoba pudo acceder, las maniobras de Arce se desarrollaron entre 2015 y 2018 y consistieron en la evasión del IVA y del impuesto a las ganancias. Se estima que unos $3 millones por año fueron los que el empresario evitó pagar al fisco. Si bien la marca comercial conocida es la de Agustino Cueros, hay dos firmas a las cuales la justicia les puso el foco y serían las responsables de todos los movimientos: Tendencias Group SRL y Doménico SRL.

Estas empresas están a nombre de presuntos testaferros de Arce. En Tendencias Group aparecen como responsables Roberto Humberto Manatino y Gustavo Bonino. Hasta ahora, lo que se desprende del expediente a cargo del juzgado de Sánchez Freytes -quien llevó adelante una prolija y exhaustiva investigación junto al fiscal Vidal Lazcano- es que Arce, producto de la evasión tributaria, comenzó a comprar bienes principalmente autos de alta gama que puso a nombre de terceros vinculados a empleados de la firma, amigos y allegados.

Por ejemplo, aparecen un Audi Q5 todo terreno a nombre de Silvia Nancy Pucheta, una peluquera. Un Ford Sedán a nombre de José Solís y de Ruth Salinas, dos empleados de Agustino Cueros, y un Audi A7 a nombre de Marcelo Acuña.

A partir de ahora en la causa que recién se inicia, se tendrá que probar el vínculo de Arce con los ‘prestanombres’ o testaferros. Cada una de estas personas tendrá que justificar los bienes a su nombre. Hasta el momento, Arce aparece como el ideólogo y el mentor de toda la maniobra.

Aunque los investigadores intentarán determinar si detrás del empresario no aparecen nombres ‘sorpresa’. En los próximos días también se analizarán cuentas bancarias, cajas de seguridad y se podría determinar la inhibición de bienes. En la causa hay en total 10 imputados y el juez federal Sánchez Freytes ordenó su detención por entender que existía el riesgo procesal de entorpecer la investigación. Vínculos y antecedentes.

Mientras Arce pasó su primer fin de semana alojado en Bouwer, el momento de su detención fue de alto impacto en el sector empresario, político y del espectáculo. El dueño de Agustino Cueros supo tejer relaciones con la política y la farándula. Solo con repasar sus redes sociales se puede verificar que por sus locales de ropa han desfilado personalidades de todos los ámbitos.

Hasta el Papa Francisco recibió un obsequio de manos de Arce. Quien rápidamente salió a desvincularse fue su exsocio Jorge Rial quien en su twitter escribió: “Desde hace tres años, cuando descubrí los negocios turbios que tenía en Córdoba con la policía y el inicio de sus problemas con la Afip, no me quedé un minuto. Solo hicimos una línea de ropa especial. Agustino siempre fue de él”.

Si bien hubo muchas especulaciones, Rial no aparece mencionado en esta causa por la cual Arce está detenido. En 2016, el gobierno provincial realizó una compra directa de 1.500 camperas para vestir a la policía caminera a la firma Tendencias Group SRL, una de las razones sociales con las cuales operaba Agustino Cueros.

El contrato por entonces firmado entre el Estado provincial y Arce fue de unos $3.600.000. En ese momento la legisladora Liliana Montero hizo un pedido de informes al ministro de gobierno Carlos Massei. En simultáneo, la Afip ya investigaba y había allanado locales de Arce por presuntos delitos tributarios.

Los lazos de Arce también se extendieron al mundo policial. Siempre se lo mencionó como un hombre cercano al ex jefe de policía Julio César Suárez, al ex comisario Sergio ‘La Rosa’ Gómez y hasta con el empresario de la noche Roberto Moyano, exdueño de Rapoza.

Hace un tiempo, circuló un audio que se le atribuye a Gustavo Arce, dónde se hace referencia a una especie de ‘complot’ contra el exsecretario de seguridad Diego Hak. En 2001, Arce fue condenado por la justicia de Mendoza a 10 años de prisión por los delitos de asociación ilícita y estafas. Si bien hasta el momento no asoma ningún otro nombre con mayor peso que el del empresario, desde su detención en muchos sectores comenzaron a inquietarse por saber hasta dónde podrá llegar la investigación.