Empresario 2020: Lucas Salim (Grupo Proaco)

0

 

De aquel encargado de embalaje en el depósito de la empresa familiar en barrio San Martín cuando tenía 16 años, al Lucas Salim de hoy pasaron no sólo mucho tiempo, sino también muchas cosas. En estos más de 20 años, el crecimiento de Grupo Proaco fue exponencial, a tal punto que hoy la desarrollista está ejecutando proyectos por más de $40.000 millones en emprendimientos que van desde un housing de 80 viviendas, pasando por un shopping en Villa Carlos Paz hasta un mega proyecto como Pocito, donde se construirán 127.000 m2.

Si bien la charla comienza con el paso a paso de Salim en el sector de la construcción, rápidamente va virando a temas en los que el empresario está conectado desde hace tiempo, como el valor fundamental de la educación, la Argentina que no fue en los últimos 50 años y la necesidad de proyectar a largo plazo y  de invertir en el país.

Salim no es de guardarse sus pensamientos e ideas. De hecho, este año fue protagonista en las redes sociales por reclamos puntuales sobre temas ligados a la construcción, que le trajeron algún dolor de cabeza, aunque él se encargue de remarcar que los mismos no tenían un destinatario específico. “La idea es que se debatan los temas, que discutamos. Si se caen los planes de viviendas o la burocracia frena proyectos, hay que decirlo”, dice Salim.

El tema sirve de disparador para analizar cuán involucrados están los empresarios con los problemas cotidianos que padecen miles de cordobeses. Y si bien Salim reconoce que hay muchos hombres y mujeres de negocio que están comprometidos, también se anima a poner sobre el tapete que no a todos les interesan los temas que hoy aquejan a la Argentina. Para ello, no duda en afirmar que se siente decepcionado “por la generación que me antecede”.

-¿Se refiere a los políticos?

-Sí, pero también a los empresarios. Considero que hay una generación a la que le vendría bien irse.

-¿Por qué la decepción?

-Hace diez años que estoy en Endeavor y cinco en Junior Achievement, donde actualmente soy presidente. Desde la empresa apostamos con fuerza a los emprendedores y a la educación y veo algunas cosas que me duelen…

-¿Hay una generación a la que esos temas no le importan?

-Sí. Es así. Es duro decirlo. El tema es complejo porque el empresario que no entienda que la educación es lo principal, estamos en un problema. Porque en algún momento a tu empresa le va a ir mal. Pasa lo mismo con la industria del software.

-¿Los empresarios del software no están preocupados por esta situación?

-Ahora están preocupados. Pero hace diez años, cuando desde Junior fuimos a pedir fondos para que los chicos conozcan las materias ligadas a esas carreras, nos dijeron que no.

-Son muy conscientes los empresarios de ese sector de la falta de recursos humanos

-Reitero: hoy. Recién ven el problema cuando tienen el agua al cuello.

-¿No hay mirada a largo plazo?

-No estoy cargando culpas en nadie. Eso pasa con el empresariado argentino. Argentina te cambia las reglas de juego todo el tiempo, por lo que si no tenemos una mirada a largo plazo, vamos a estar en problemas. No puede ser que la solución a todos los problemas en Argentina se resuelvan yéndose a vivir a Uruguay. Veamos qué podemos hacer para que nuestros hijos no se tengan que ir a vivir al exterior. Hay que pelearla acá, hay que generar trabajo, ocupar espacios.

-¿Esto se exacerbó, de alguna manera, con la pandemia?

-Sin dudas. Hay algo que no se valoraba tanto como las relaciones humanas, que eran consideradas banales. Nos dimos cuenta de que podías haber hecho el mejor negocio del mundo pero tal vez no podías acceder a un respirador… y se terminaba todo. Hay un montón de empresas que ayudan, lo veo en Junior, pero hay otros que no: que mandan al ayudante del gerente a las reuniones.

-¿Es optimista de la Argentina que viene?

-Quiero que Argentina sea lo más eficiente posible. No me quejo de haber hecho reclamos públicos, porque en algunos casos no me afectaban de manera directa y no estaban dirigidos a un funcionario en particular. Pero no hay que quedarse callado, porque en los últimos 50 años, Argentina se viene cayendo. Hay que replantearse en serio por qué estamos como estamos.

Un 2021 a full para Grupo Proaco

Actualmente, la empresa que comanda Salim tiene varias obras en ejecución y espera un 2021 con todo, no sólo por la cantidad de proyectos, sino también por los montos involucrados. Los proyectos en danza, son:

  • Housing del Boulevard, con 80 unidades (inversión total de $ 700 millones)
  • La quinta torre de Opera ($ 650 millones).
  • Ópera Villa Carlos Paz: última torre y ampliación del mall ($ 1.000 millones)
  • Ópera Park: 40.000 m2 ($ 3.000 millones)
  • Docta Avenida y Docta Parque ($ 10.000 millones)
  • Pocito: 127.000 m2 de desarrollo ($ 10.000 millones)

No tags for this post.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí