Locos por el dólar: se agravan faltantes y se calientan los precios

En Córdoba, las ventas de electrodomésticos suben 100%, retocan precios por stock, volvió la cuotificación de alimentos y hay graves faltantes en industria y construcción.

2 noviembre, 2020 | 0:04 hs. | Punto a Punto

 

Por Diego Caniglia y José Busaniche

La última semana de octubre parece un poco más calma en comparación con los días previos en que la cotización del blue, el CCL y el MEP entraron en una fuerte escalada. La cotización paralela de la divisa norteamericana podrá no ser relevante para el gobierno nacional y su gabinete, pero es una referencia que siempre miraron los agentes económicos. Por eso su movimiento genera reposicionamientos, cambios de actitudes, nuevas estrategias y obviamente, avivadas. Y aunque el precio del blue recortó unos pesos entre lunes y martes y la brecha cedió un poco –el blue perdió $ 13 y la distancia con el oficial es del 135%– el escenario sigue siendo complejo.

Las señales de confianza y que lleven un poco de estabilidad a los mercados siguen sin aparecer, por eso volvieron las postales que se vieron en muchos momentos de la historia reciente del país. En Córdoba, en las últimas semanas esas imágenes dejaron de ser casos aislados.

Un relevamiento realizado por Punto a Punto por algunos de los sectores sensibles de la economía pudo establecer: desabastecimiento en insumos críticos para la industria y la construcción, estiramiento en los plazos de entregas, cuotificación en alimentos y productos de primera necesidad, fuerte remarcación de precios y una demanda muy caliente que no llega a ser atendida por la oferta.

Faltante del 30% en stock de herramientas y maquinarias

Eduardo Burdisso, expresidente de la Cámara de Ferreterías, hoy está trabajando en el armado de un nuevo espacio empresarial para nuclear a las empresas que comercializan máquinas y herramientas para la industria metalmecánica. Es un sector que trabaja con metalúrgicas, pero también con otras firmas sensibles como las fábricas de respiradores artificiales que tiene Córdoba.

Desde su posición asegura: “Lo primero para decir es que el autopartismo sigue muy mal: está trabajando al 40% y así y todo tenemos faltantes de insumos y herramientas para proveerlos. El 85% de lo que vendemos es importado, sobre todo de Europa y Asia”. Burdisso agrega que “se han complicados los pagos al exterior, ya que ahora lleva entre 20 y 30 días hacer un pago. Todo el comercio exterior se ha dilatado extremadamente y la logística se ha complicado mucho. Para transferir todos los días es un formulario. Hay un 30% de faltante de stock”. En otros sectores la falta de aceros especiales también pega. Lo sienten las fábricas de agropartes de Oncativo que no consiguen los materiales para producir, por caso, discos de arado.

“Estamos al 20% de producción: nuestro horizonte es a 15 días”

“Incertidumbre”. Esa es la palabra que elige Francisco Vaccaro, al frente de Grupo Serín, la empresa dedicada a la venta mayorista de materiales para la construcción. “No sabemos cómo va a seguir esto, con el precio del dólar y cómo repercute en los productos y la falta de stock”.

Vaccaro le pone números a la situación, teniendo en cuenta que los insumos con los que trabaja son sensibles, incluyendo acero. “En nuestro caso, estamos produciendo al 20% de la capacidad justamente porque nos faltan insumos: en realidad nos falta de todo. Y no estamos en condiciones de prever nada, porque nuestro horizonte es a 15 días, como máximo, aunque vamos evaluando la situación día a día”.

El empresario es consciente de que enfrentan “una demanda especulativa, pero el camino se va haciendo cada vez más angosto y nadie toma medidas que despejen la incertidumbre. Hay que despejar la incertidumbre del valor del dólar, pero para eso hay que tomar decisiones políticas que no llegan”.

Otro ejemplo que Vaccaro pone sobre la mesa tiene que ver con la planta que la firma posee en Ramallo (Provincia de Buenos Aires). “Logramos reunir insumos para trabajar durante noviembre. En diciembre no puedo asegurar qué va a pasar”, dice el empresario.

“Hay faltantes y los precios se regulan más por stock que por el dólar”

Luis Méndez, director de Ama Hogar y de la Cámara de Electrodomésticos y Artículos del Hogar, reconoce que no esperaba el nivel de demanda que están teniendo, luego de un 2019 muy malo y la incursión de la pandemia. Hoy, el canal online de la firma está sobre demandado y a pesar de que mantiene tres sucursales cerradas la facturación creció 100% año contra año. “La gente está encerrada en la casa, algunos pudieron generar ahorro o no se va a ir de vacaciones y todo eso lo están canalizando. Ya pasó al principio de la pandemia, donde hubo mucha compra de artículos. Hoy estamos viendo que la gente compra, aunque no necesite, un aire o un televisor, para renovar. A esto se suma que están apareciendo muchos planes con buena financiación a 12 ó 18 cuotas con una tasa que está muy por debajo de la inflación. La gente quiere sacarse los pesos de encima, los pesos le queman en la mano”, dice.

Según Méndez, la variable que hoy más pesa a la hora de la actualización de los precios es el nivel de stock que manejan los proveedores que el valor del dólar.

“Esto es una rueda: el consumidor pide y pide, tiene necesidad de productos, nosotros tenemos necesidad de productos y el fabricante está en la misma vorágine para conseguir productos. Hay muchas fábricas trabajando a media máquina y con los importados hay muchos problemas para traer mercadería. Hay que recordar que el año pasado fue muy malo, entonces los fabricantes ya habían programado no trabajar con mucho stock. Ahora que se despertó la demanda no hay oferta que alcance”, marca.

¿Qué está comenzando a escasear en el retail? Algunos productos de línea blanca como hornos y freezer, en tanto que cayó mucho la cantidad y variedad de televisores. “Hay pocos modelos y marcas. Lo que entra se vende. Antes teníamos 20 marcas y ahora hay 3 y poca variedad. Eso se ha generalizado. Lo mismo pasa con los aires acondicionados. Tenemos la mercadería que podemos, no la que queremos. Creo que hoy más que por el dólar los proveedores se están manejando por el stock que tienen porque la mayoría de nuestros proveedores acceden al dólar oficial”.

Y agrega: “no creo que estén sentados sobre el stock, pero lo cuidan como todos, por qué lo van a regalar si esperan y lo venden más caro, van regulando. Los precios están ahora un poco por encima de la inflación, estamos recibiendo listas con nuevos precios de un 3% ó 5% en un mes en algunos productos. Es complicado. Yo me acuerdo que en la época de la hiperinflación cambiábamos 5 veces los precios, con los aumentos que había era mejor cerrar el negocio y ganábamos más plata no vendiendo la mercadería antes que vendiéndola. Todavía no hemos llegado a eso. Esperemos que se tranquilicen un poco las aguas”.

Cuotificación en aceites, harinas y yerba

La cadena de comercios minoristas, almacenes y negocios de proximidad empezó a sentir los efectos de la volatilidad y falta de claridad de la macro. Vanesa Ruiz, directora Ejecutiva del Centro de Almaceneros reseñó lo que están notando los asociados: “No vemos un desabastecimiento fuerte y marcado, la industria está trabajando bien. Pero cuando toman los pedidos, por un motivo u otro entregan menos. Siempre. Hay un delay en las entregas y una cuotificación en productos de rápida circulación”.

En la misma línea manifiesta: “En concreto, vemos que se retacea el abastecimiento en harinas, aceites y yerbas. Esto también pega en la sustentabilidad de los comerciantes, que no pueden estoquearse para prever futuros aumentos. El comerciante no puede hacer mucho. Está claro que la razón es la especulación por el movimiento del dólar paralelo. Es un problema que se da porque las ventas se resintieron bastante: cayeron un 11,5% en septiembre”.

Los corralones, a full

En los corralones de venta de materiales para la construcción no paran. Sucede que la gente está tratando de capitalizar los dólares que posee para hacerse de materiales y avanzar con obras en su hogar o construir. “Los precios suben. Para la próxima semana, algunas bloqueras ya anunciaron que aumentarán sus precios”, señalan desde una de las firmas en Córdoba.

“En cuanto al stock es muy complicado, ya que las fábricas tienen un atraso en la producción, pero están trabajando a tiempo completo. La gente invierte en ladrillos y hay mucho movimiento por ese motivo”, agregan.

 

 


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter