Causa Euromayor: qué se investiga en el juzgado de Claudio Bonadio

La empresa es investigada por presunta defraudación contra la administración pública por parte de compañías de seguro y retiro. Entregaba proyectos nunca ejecutados a través de contratos de cesión.

16 mayo, 2019 | 0:01 hs. | Punto a Punto

(Especial, María Ester Romero para Perfil Córdoba). La causa Euromayor se asemeja a un iceberg. La punta visible se desentraña en el expediente que acumuló 61 demandas por estafas en la Justicia y que se encuentra a cargo de la fiscal de Delitos Complejos, Valeria Rissi. La base -imperceptible aún para la opinión pública- no está en Córdoba, sino en el Juzgado Nacional, Criminal y Correccional Federal N° 11, cuyo titular es Claudio Bonadio.

Allí se investiga la presunta defraudación contra la administración pública por parte de compañías de seguro y retiro. ¿Cuál es el nexo entre ambas? Los negocios que concretaron Euromayor, Trust & Development (T&D) y South American Trust SA (Satsa) con las compañías de seguros de retiro, sucesoras de las AFJP.

Las estafas. La investigación a cargo de la fiscal Rissi, que se inició hace más de dos años, busca determinar cómo fueron las maniobras y quiénes son los responsables. Como informó este medio se identifica como presuntos cerebros al presidente y vice de Euromayor, Laerte Muzi y Jorge Monferini, respectivamente.

La semana pasada la fiscal dictó la prisión preventiva para los cinco detenidos. Además de Muzi y Monferini, la medida alcanzó a Mariano Fontán, Jorge Airaudo y Oscar Cerutti, Los damnificados son clientes que se consideran estafados. Pusieron dinero en proyectos que no se concretaron. El dinero no se evaporó, sino que habría sido trasvasado a través de diferentes transacciones entre sociedades o fideicomisos.

Como no puede existir traspaso de dinero entre los fideicomisos, pivoteaban Euromayor y T&D. Por ejemplo: se ‘creaba’ una acreencia en favor de Euromayor, se debitaba de un emprendimiento y se trasladaba a otro fideicomiso con justificaciones diversas, como pagar adelantos de retribución de un futuro desarrollo, que luego no se concretaría.

El dinero de clientes e inversores que ingresaba en vez de destinarse al desarrollo se dirigía a través de este mecanismo a otro fideicomiso. En teoría, el desvío era ‘momentáneo’, lo que salía retornaría. La realidad terminó desmintiendo el argumento.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!