Kicillof propone renegociar la deuda y un nuevo esquema tarifario para la Provincia

El gobernador afirmó que los recursos financieros que le deja María Eugenia Vidal “no alcanzan para cumplir con lo básico de los próximos 30 días”.

11 diciembre, 2019 | Punto a Punto

 

Axel Kicillof asumió este miércoles en la ciudad de La Plata como gobernador bonaerense, y afirmó que los recursos financieros que le deja su antecesora, María Eugenia Vidal, “no alcanzan para cumplir con lo básico de los próximos 30 días”.

“El monto no es suficiente. Hay, de manera inmediata, una dificultad vinculada a la cuestión financiera de la Provincia”, planteó el mandatario provincial en la Legislatura.

El flamante mandatario provincial se refirió a las tarifas energéticas, destacó la necesidad de “revisar lo actuado” y convocó “a las empresas para un esquema que sea justo y razonable”. Por tal motivo, le pidió al presidente Alberto Fernández “que retrotraiga la situación, a foja cero, a favor del pueblo bonaerense”.

Sostuvo que “la Corte Suprema, en un fallo de 2017, dijo que las tarifas tienen que ser razonables, que las empresas tengan una rentabilidad normal”, y “que todos puedan abonar esas tarifas”. Al respecto anunció que va a “dejar sin efecto el aumento de tarifas energéticas”.

El economista señaló que en el final de la gestión de Cambiemos “se frenó el pago a proveedores”, por lo que tendrá que hacer frente a una gran cantidad de reclamos.

Kicillof se quejó también de que durante la gestión de Vidal hubo “una muy mala y muy ruinosa administración de la deuda” pública y pidió el “apoyo y la comprensión” de toda la población para afrontar el futuro.

Tras advertir que la deuda creció “un 20 por ciento” en los últimos cuatro años, el economista señaló que la Provincia tiene que afrontar pagos por 8.800 millones de dólares en los próximos cuatro años.

“¿Cómo se puede decir que no pasó nada con la deuda? Fue una muy mala y muy ruinosa administración de la deuda. La Provincia terminó subordinada a ese plan financiero”, planteó.

Y añadió: “¿Qué lógica tiene que la Provincia con su banco sea el principal tenedor de Leliq de la Nación?”.  

Ante ese panorama, Kicillof pidió el “apoyo y compresión de todos y todas los y las bonaerenses”.

Además, criticó el plan económico aplicado por el anterior gobierno nacional y lo calificó como “viejo modelo de valorización financiera y endeudamiento”.

En ese sentido, aseguró que “la provincia quiere y tiene voluntad de cumplir con los compromisos”, pero aclaró que “necesita una estructura de deuda sostenible”.

Al respecto, Kicillof puso de relieve que “la situación financiera de la provincia es hoy delicada” y prometió que junto a su gabinete se van a poner “inmediatamente en contacto con los acreedores para buscar una solución”.

“La Provincia tiene una gran oportunidad. El año que viene es el bicentenario. Voy a pedir que los próximos sean 200 años de una provincia más productiva, solidaria y justa. Que no nos digan que es inviable. Habrá habido gobiernos inviables”, agregó.

El gobernador consideró que “se lo mire como se lo mire es un mal plan económico, y lo que es todavía peor, se agrava ante la coyuntura internacional”.

Asimismo, el nuevo titular del Ejecutivo bonaerense destacó que buscará “recuperar los derechos perdidos, pero también transformar a fondo y en su estructura a la Provincia”.

En su discurso de asunción, el economista pidió “ponerse de acuerdo en determinadas metas que tiene que tener la Provincia”.

En ese marco, Kicillof pidió a los presentes “reflexionar y pensar el por qué del resultado del 27 de octubre, el significado de ese resultado, que es la expresión de la voluntad popular”.