Home office: el 91% de los trabajadores no recibió ayuda de los empleadores para el pago de servicios

0

 

A casi un año de la declaración de la cuarentena y como una forma de contener la cantidad de contagios, el formato del home office o teletrabajo llegó para quedarse en muchas empresas.

Aunque ya existía como un hábito frecuente en varias compañías; sobre todo en firmas de primera línea y multinacionales con prácticas alineadas a sus casas matrices, la modalidad virtual se convirtió en el formato predominante con la irrupción del coronavirus, donde la presencialidad pasó a ser la excepción.

Lo que parecía una novedad, que no gozaba de un alto nivel de aceptación en el país, se convirtió en la “nueva normalidad”. Apenas el 17% tiene pensado volver a las oficinasmientras que el 58% continuará con esta modalidad durante 2021. Un 25%, en tanto, todavía no tomó una decisión al respecto. Así lo asegura un informe reciente elaborado por Adecco Argentina.

“El 19 de marzo de 2020 comenzó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) con motivo de la llegada del . La situación generó que alrededor de tres millones de trabajadores argentinos abandonaran sus oficinas, sus escritorios y las reuniones en “, señalaron desde la firma de Humanos.

Estudios previos de otras consultoras arrojaron resultados similares. El trabajo remoto sumó adeptos y buena parte confía en que podrá seguir trabajando de esta manera un tiempo más, al menos, mientras dure la emergencia sanitaria.

Una encuesta de Insonomía reveló que el 83% desea incrementar o mantener sus horas de home office una vez finalizado este período.

De igual modo,el 70% de las empresas en la Argentina realizó cambios en sus organizaciones. El escenario de transformación no se limita al tiempo que dure la pandemia. Cuatro de cada 10 compañías profundizarán las medidas tomadas desde que se inició el confinamiento; ya que consideran que “el contexto después después del Covid-19 lo ameritará”. Los datos se desprenden de una encuesta realizada por las consultoras Taquion Research & Strategy y Axonier Consultores, junto con las firmas de tecnología BI Applications y RMR Technology Solutions.

Ley de Teletrabajo

Junto a la reglamentación de la Ley de Teletrabajo (n° 27.555), que comenzará a regir 90 días después de la finalización del ASPO, a partir del 1° de abril, tal como adelantaron luego de su aprobación, se abren interrogantes sobre las responsabilidades que recaen en los empleadores. 

Aunque la normativa estipula que, quienes acuerden un régimen de home office, a partir de la entrada en vigencia, deberán recibir equipamiento (software y hardware), herramientas y el soporte necesario para desempeñar sus tareas de forma remota, y el empleador deberá asumir los costos de instalación, de mantenimiento y de reparación por su utilización, no queda del todo claro cómo se pondrán en práctica estos lineamientos.

La situación económica de los trabajadores en pandemia

En este sentido, Adecco indagó en cómo se adaptaron los colaboradores y qué ayuda recibieron por parte de sus empresas. Entre los resultados del relevamiento, sobresale que el 38% de los empleados no terminó de adaptar su casa a la nueva situación por factores económicos y la falta de comodidad; mientras que el 62% logró transformarlo en un entorno de trabajo.

De todos modos, el 72% asegura que no obtuvo ninguna prestación por parte del empleador para equipar el ; mientras que un 28% recibió mobiliario como sillas, escritorios, teclados, computadoras e, incluso, un estímulo económico para adquirir equipos. Desde Adecco, explicaron que entre las empresas que optaron por otorgar estos beneficios, se encuentran, fundamentalmente, las tecnológicas y las de exportación de servicios.

En lo que se refiere al pago de servicios, como Internet, el 91% afirmó no tener ninguna compensación de este tipo.

Según la investigación de Adecco, los empleados esperan acceder a beneficios como una silla ergonómica, el abono del plan del celular y una mayor flexibilidad horaria, entre otras condiciones, mientras se prolongue el trabajo desde la casa.

Esta situación se da en un contexto en el que el 56% manifestó que su situación económica empeoró con la pandemia; con un 33% que dijo estar igual y un 10%, mejor.

Con todo, pese al año que llevan trabajando desde su hogar; el 57% de los encuestados continúa considerando al home office como un beneficio, con un 63% que gasta menos dinero que cuando concurría diariamente a su trabajo. En el otro extremo, el 32% cree que ya dejó de ser una ventaja, dado que es su forma permanente de trabajar.

No tags for this post.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

five × 5 =