“Este es un oficialismo diseñado para generar incertidumbre”

El periodista y analista político Carlos Pagni fue una de las figuras destacadas en el ciclo que organizó la Bolsa de Comercio de Córdoba por sus 120 años. Cuáles son los motivos políticos que demorarán la reactivación.

8 octubre, 2020 | 0:01 hs. | José Busaniche

 

La Bolsa de Comercio de Córdoba concretó ayer una atractiva jornada de análisis para conmemorar sus 120 años de vida. Entre otros, se sumaron a espacios de disertación y debate los presidentes de las bolsas de Buenos Aires –Guillermo Carracedo- y de Rosario –Daniel Nasini-, Miguel Ángel Pichetto, auditor general de la Nación, el exministro del Interior Rogelio Frigerio, el actual director del Banco Nación Nicolás Massot, además del cofundador de Globant Guibert Englebienne. A ellos se sumaron los análisis del periodista Carlos y del politólogo Sergio Berenzstein.

A lo largo de una hora Pagni desplegó un análisis donde demostró cómo está construida la estructura y el diseño de poder en el oficialismo, a la vez que explicó por qué motivos ese diseño está generando impactos negativos en la economía y encierra, según él, las razones implícitas para pensar que esas características políticas demorarán la recuperación económica tan anhelada.

Algunas de sus definiciones más importantes:

-“Estamos en una situación muy rara desde el punto de vista económico, un nivel de retracción al que es difícil encontrarle antecedentes por la velocidad, esa velocidad es crítica. Es una caída superior a la que se produjo entre 1998 y 2002 pero ahora se produce en 4 meses. La economía fue inducida al coma. Ya veníamos de una crisis y esa crisis de la que veníamos estaba inscripta en un estancamiento de 8 años, es decir la economía argentina está en un letargo desde hace 10 años, dentro de los cuales hubo recesiones”.

-“La Argentina entró a la crisis ya en crisis, son estribaciones de una misma crisis. Entramos ya en recesión y con alta inflación. La inflación es muy importante para mirar lo que pasa porque platea un límite a los instrumentos fiscales y monetarios que uno debería tener para evitar los colapsos. La Argentina no puede ampliar su moneda ni el gasto público sin pensar en los efectos. La sociedad y el gobierno están frente a un dilema, cómo se hace cuando conviven un descalabro fiscal y monetario con un colapso productivo”

-“Estamos ante una crisis de enorme complejidad, el nivel y profundidad de la caída puede ser superior a la de otros países, pero hay que pensar en la velocidad de la recuperación, ahí está el problema y ahí creo que nos vamos a diferenciar de otros países para mal”.

-“Hay motivos políticos que hacen a que sea más lenta la recuperación, la política tira hacia abajo. El primer punto es por el diseño del oficialismo, el segundo por la visión que tiene el oficialismo del proceso económico y el tercero por el diseño del gabinete. En primer lugar, el oficialismo tiene un diseño muy raro, hay una persona con los votos, que es Cristina Fernández. La accionista de esta sociedad anónima que se llama Frente de Todos es Cristina, por lo menos es la mayoritaria, porque representa a los pobres del conurbano bonaerense, sobre todo. Un gobierno que está basado en esa sociología, en una economía regional tan patológica como la del conurbado tiende a ser proteccionista subsidiador, Cristina asienta el poder ahí, tiene su sala de máquinas en el conurbano bonaerense. Ella se mantiene en el cuadrante populista, no lo logra con un programa o con una ideología, sino con una serie de conflictos: con la Justicia, con la prensa, con EE.UU., con el sistema financiero, con el sistema exportador, un cerco de conflicto con los que delimita la identidad del grupo”.

-“Es raro que el que tiene los votos no sea presidente. Ella decidió no ser la presidenta. Eso le da una rareza, pero ya paso en Brasil con Lula y Dilma. Hoy en Colombia Duque, es el Alberto de Uribe. Si nos remontamos a casi 100 años, asumió Alvear con los votos de Irigoyen. El poder político esta descentrado del poder institucional, es raro, pero no del todo raro. Hay otro dato que lo hace más raro a este diseño, y es que el que tiene los votos se puso segundo, es decir, primero en la línea sucesoria. Detrás de Alberto está el fantasma de Cristina, un vice que le da instrucciones al presidente, eso ya es más raro porque plantea subliminalmente la idea del reemplazo ante una crisis”.

-“Y hay un tercer rasgo que es disparatado en el diseño: el que esta como presidente nos hizo creer durante 10 años que pensaba distinto de su vicepresidenta. Desde 2008 Alberto Fernández nos explicó que él pensaba más cerca de Macri que de Cristina. Esto es muy raro. Importa y es relevante porque es un oficialismo diseñado para generar incertidumbre, el que lo pensó tuvo a la incertidumbre como un objetivo, no es un accidente, es algo buscado. Se diseñó que no se sepa dónde está la usina de poder que defina hacia dónde va el barco. Esto en un proceso de crisis es dramático”.

-Hay otro problema y es que Alberto Fernández nos transmite que él cree que esta en 2003, que está como con Néstor y ahora viene la expansión y que lo único que nos demora en esa expansión es la cuarentena. Bueno, no es así. Primero podemos discutir si Néstor saco al país de la crisis o lo saco Duhalde. Pero es lo mismo ahora, Fernández no hereda superávit fiscal, reservas y tipo de cambio competitivo después de una crisis. Esa crisis está viniendo, nuestro 2001 está por delante, no por detrás”.

-“El gobierno debería estar pensando un programa aprovechando que las crisis delegan una capacidad de poder en el que manda. Esta es la crisis que le falto a Macri para cumplir con su programa. Fernández la tiene, el miedo de la gente lo puso en 80% de imagen, pero se gastó 30 puntos en 5 meses y no hizo nada”.

-“El armado del gabinete es otro problema. No hay un gabinete para cada sector de la coalición, sino que en cada gabinete hay de todo. En cada ministerio hay gente de Cristina, de Massa, de Máximo, de los gobernadores, cada ministerio es una torre de Babel, es muy difícil saber cuál es la orientación de cada gabinete, lo vemos en Economía, en Transporte, Pesce piensa de una manera, Guzmán, de otra, Todesca, de otra, esta Massa con un equipo propio. Se emiten señales distintas. Todo esto que genera, desconfianza, lo contrario a lo que hay que generar en un país que tiene una crisis de confianza heredada de Macri. Esa desconfianza se mide en el precio de los bonos, hoy el riego país es similar al de antes de renegociar”.

-“El gran dilema de Alberto Fernández, porque el valora la coalición que lo llevo al poder, es si está dispuesto a sacrificar la orientación de su gobierno para mantener la coalición”.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter