“Esta crisis mostrará si las empresas tienen a la RSE en su ADN”

El Director Ejecutivo del IARSE, Luis Ulla, analiza la situación que atraviesa el área de RSE en las empresas y advierte: “Corremos riesgos de retroceder 20 años”.

18 agosto, 2020 | 0:02 hs. | Punto a Punto

 

 

La pandemia de Covid-19 que acecha al mundo generó una crisis económica sin precedentes en la historia moderna y uno de los sectores más golpeados ha sido el de las empresas, las cuales buscan adaptarse a esta nueva realidad encaminando sus modelos de negocios dentro de los cánones que impone el  actual contexto.

En ese complejo marco, el área de RSE y sustentabilidad de las distintas organizaciones se encuentran en pleno proceso de adaptación en medio de un mar de incertidumbres.

Para responder algunas de las dudas que surgen en este momento Punto a Punto convocó a Luis Ulla, director Ejecutivo del Instituto Argentino de Responsabilidad Social (IARSE), quien analiza el panorama que atraviesan las distintas organizaciones en el país y anticipa que la pandemia amenaza con “provocar un retroceso de 20 años” en el ámbito de la RSE de las empresas.

-¿Con qué escenario se encuentra cuando habla con las empresas con las que se vincula el Iarse?
-Tenemos una membresía de 150 empresas de todo tipo y perfil  y estamos escuchando que es lo que ocurre en cada una de ellas. La pandemia y cuarentena han impactado fuertemente en cualquier organización productiva. Si esta situación impactó en la familia, cómo no va a afectar a una empresa, pero hay distintos tipos de impactos, según el área en que operan. Turismo, transporte y hotelería, están siendo las más golpeadas y están teniendo un problema de sobrevivencia. En el otro extremo ubicamos las empresas de alimentación, que prácticamente no han tenido un párate y han sostenido al 100 % sus programas de sustentabilidad y RS.

-¿Y en el medio de esas situaciones tan antagónicas con qué se encontraron?
-En el medio vemos a empresas que fueron afectadas por la pandemia y tuvieron que afectar en parte a su actividad, como por ejemplo las automotrices que durante un tiempo tuvieron su planta cerrada o con operaciones limitadas. Algunas de estas empresas tuvieron una reducción de sus programas de sustentabilidad proporcional al tiempo que estuvieron paradas. Evidentemente hay otras que exageraron las previsiones en el tema y se concentraron en la supervivencia de la empresa en lugar de mantener la gestión de la sustentabilidad. Evidentemente han dado una prioridad a la sustentabilidad económica y han limitado sus programas de sustentabilidad, al menos de las puertas para afuera.

-El consultor Juan Almagro, en el último webinar organizado por PaP, destacó que la responsabilidad social de una empresa “no es donar un pozo de agua en  Senegal, sino tener una buena relación con sus “stakeholders”. ¿Usted cree que eso se va a acentuar tras la pandemia?
-En el ínterin de la pandemia algunas empresas tuvieron que cambiar hacia una política más bien asistencialista. Empezaron a hacer donaciones tal vez como una reacción visceral. Entendieron que el llamado era urgente y pasaron a sustituir recursos que estaban mucho más ordenados y planificados para invertir en el área de sustentabilidad hacia el asistencialismo, lo cual es una mirada de corto plazo, necesaria pero con riesgos. Alguien dijo por ahí que “en este momento es importante demostrar que las empresas tienen corazón”, y alguien le retrucó: “sí, pero también es importante demostrar que tienen cerebro”. Hay que combinar la sensibilidad del corto plazo, pero el pensamiento estratégico necesario para un mediano y largo plazo.

-¿Cuánto cree que la pandemia va a impactar en el área de RSE de cara al futuro?
-Hay un grupo que sostiene y va a sostener su presupuesto. Otro grupo lo colocará en stand by y es probable que otro abandone todos los criterios de sustentabilidad. Las empresas van a ser juzgadas por la capacidad que desde afuera se percibe que tienen. Hay compañías  que van a sentir un golpe de credibilidad en su marca.

-¿Cuánto puede costarle a una empresa abandonar su política de RS?
-Un costo muy alto. Claudio Zuchovicki publicó un artículo que decía que después de la pandemia se manifestará el verdadero ser, la verdadera identidad de las personas y las organizaciones.  Claramente esto vino a poner en blanco la verdadera agenda de sustentabilidad de las empresas. La pandemia es un reactivo químico que deja en claro cuanta profundidad en su ADN tenía la sustentabilidad y cuanto estaba en un barniz superficial.

-¿Hacia dónde irán las acciones de RSE en la etapa pos pandemia?
-Creo que podemos perder terreno ganado. El riesgo mayor que veo es que en la post pandemia quedemos mucho más atrás que hace 20 años. En el año 2000 estábamos tratando de explicarles a las empresas que responsabilidad social no era donar una biblioteca a una escuela, que no está mal y hay que hacerlo, sino que la responsabilidad social hablaba de la forma en que la empresa gana su dinero. Tiene que ver como manejas, como conducís y como tomas decisiones para conseguir la finalidad que tu empresa tiene. Es claramente un escenario de definiciones. Vamos a ser todos evaluados de alguna forma u otra y nuestros clientes se preguntarán: “Decime cómo te comportaste en la pandemia o en la post pandemia y yo podré calificarte de acuerdo a lo que ocurrió en ese escenario”.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter