En pandemia, Comprando en Grupo sumó 200 empleados y arrancó expansión internacional

1

 

La tecnológica Comprando en Grupo tuvo un 2020 a tono con el sector. En ese sentido, la cuarentena potenció las ventas y la demanda de todo el ecosistema tecnológico y la compañía que lidera Daniel Salomón  no fue la excepción. Como se sabe, desde su nacimiento en 2012; Comprando en Grupo se enfocó en construir una red de comercios vinculados a la construcción; las herramientas y la maquinaria para, a través de una plataforma digital, gestionar la compra asociada de productos. El poder de adquisición alcanzado por la fortaleza de la unión de los socios es la clave para alcanzar acuerdos de precios y lograr importantes beneficios.

La firma empezó con unos 60 socios operando compras en categoría puntuales. El pasado ya eran más de 1500 socios compradores y a principios de este año ya son más de 7.000 socios en Comprando en Grupo. Con ese músculo compran productos y bienes en 10 verticales: máquinas y herramientas, bazar, electricidad e iluminación, camping y pesca, sanitarios y grifería, muebles de hogar, muebles de jardín, tecnología, rodados, artículos de gimnasios y fitness.

Los números que cosechó Comprando en Grupo (CeG) durante la pandemia son explosivos: como dijimos, multiplicó varias veces el número de socios en su plataforma, pasó de 80 empleados a 270 actuales, había generado compras por US$ 20 millones en 2019, el año pasado concretó operaciones por US$ 60 millones y apunta a gestar transacciones por US$ 180 millones este año.

Somos una empresa de tecnología, una compañía digital enfocada en desintermediar la cadena de valor. En los primeros meses de la pandemia los comerciantes estuvieron cerrados, la demanda cayó tremendamente, tenían tiempo de sobra para familiarizarse con nuestro proceso de compra, con la web y la plataforma. Eso nos ayudó a aumentar las operaciones tremendamente y pudimos tomar muchos clientes nuevos más”, cuenta Salomón.

Hoy, el staff de CeG se compone un 40% de fuerza comercial, un 25% por equipos de sistemas y desarrolladores de software y el resto es administración, soporte y marketing.

El norte

Según Salomón, la tendencia creciente que muestran las operaciones de e-commerce y que crecieron fuerte en 2020 se seguirá manteniendo. En ese sentido, la empresa apunta a sumar cada vez más categorías y verticales de negocios: “Creo que va a seguir la tendencia de la venta on line, la gente se pudo familiarizar con la compra por internet. Por eso, nuestra intención con Comprando en Grupo es tener presencia en todas las categorías y productos que tienen hoy los competidores. Siempre queremos ir ampliando rubros”.

Expansión internacional

A partir de la consolidación del mercado doméstico, CeG ya empezó la expansión internacional de sus negocios. Ya logró abrir una operación para replicar su modelo de negocios en México. Desde allí buscarán captar nuevos inversores para apalancar esa y avanzar hacia nuevos mercados.

Estamos abriendo México, un mercado que para nosotros es muy atractivo para replicar el modelo de negocios, nos ayuda el idioma y es muy sencillo impositivamente, a diferencia de otros mercados. Además, en México estamos armando una ronda de inversión para captar US$ 10 millones y apalancar el crecimiento y los proyectos que estamos gestando. Es una inversión que vamos a focalizar para potenciar la operación en México y avanzar hacia la apertura de otros mercados que ya tenemos en la mira como Colombia, Perú y Chile en 2022. Tras eso, vamos por Brasil”.

Sobre lo que viene, Salomón destaca: “El 2021 lo imaginamos como un año extraordinario,; tenemos buenas perspectivas, creo que en cuanto avanza la vacunación las industriales van a poder trabajar al 100% de su de producción. Hoy hay demanda insatisfecha porque las fábricas no están trabajando a pleno. Hay muchos industriales tomando créditos subsidiados, creo que en el segundo semestre vamos a ver un crecimiento importante. La demanda está tirando”.

Inversión para sustituir importaciones

Junto a la firma Fametal Aceros CeG anunció la inversión de $ 40 millones para un proyecto de sustitución de importaciones con la idea de fabricar carretillas, puntales y andamios para la construcción. Además, junto a otra industria textil bonaerense van a fabricar guantes moteados para la construcción.

 

1 COMENTARIO

  1. Se creen vivos y con éso lo único que hacen es hundir aún más a la industria nacional. En este país hay que pensar en cambiar la cultura. Pronto no vamos a tener más industrias con tipos como éstos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

seven − five =