En los últimos seis meses, los precios mayoristas subieron a un ritmo anualizado de 68,2%

0

 

A diferencia del Índice de Precios al Consumidor, que es la medida minorista de la inflación, el Índice de Precios Mayoristas es otra manera de medir el nivel de precios, con una canasta en la que prevalecen los bienes e transables, que son aquellos que se comercian con el resto del mundo y, por ende, son más sensibles a la evolución del tipo de cambio, de los precios internacionales y de las condiciones de abastecimiento del mercado local.

Si se compara la evolución del Índice de Precios Mayoristas con el tipo de cambio oficial desde enero de 2020 a igual mes de 20, se advierte que, mientras el precio del dólar subió un 45,5%, los precios mayoristas lo hicieron un 40,8%. Hay que tener en cuenta que en los últimos doce meses hay dos períodos nítidamente diferenciados. Por la implosión de la actividad, los precios mayoristas subieron sólo 8,5% entre enero y julio de 2020, mientras que, entre julio y enero de 2021, lo hicieron un 29,7%. Si se anualizan los primeros seis meses de ese período, se tiene una suba de precios mayoristas a un ritmo de 17,8% anual, pero ese guarismo pasa al 68,2% anual extrapolando lo ocurrido entre julio de 2020 y enero de 2021.

En el período de enero a julio de 2020, el ritmo de la suba de precios fue mesurada ante las restricciones por la pandemia y la implosión de la actividad: los precios de los productos minerales cayeron un 13,9%, y aumentaron un 12,2% los del sector agropecuario, 11,0% los manufacturados y 19,0% los pesqueros. Los precios mayoristas de origen nacional subieron 8,0% y los importados lo hicieron un 15,0%.

Como se apuntó más arriba, para el índice general la variación fue de 8,5% en seis meses (un 17,8% anualizado) El escenario cambió drásticamente en el semestre que va de julio de 2020 a enero de 2021, con el Indice subiendo 29,7% (68,2% anualizado), con tres factores explicativos, principalmente:

• La paulatina normalización de la actividad, por relajamiento de las medidas de distanciamiento, con una fuerte emisión monetaria destinada a cubrir el déficit fiscal como telón de fondo.
• La aceleración en la tasa mensual de devaluación del peso en el mercado oficial de cambios.

• Las progresivas restricciones sobre el mercado cambiario y el comercio exterior, que hace más incierto el valor de reposición de insumos y partes, lo que empuja esos precios al alza (con casos comprobados de faltante de productos).

La excepción a esta dinámica viene del lado de precios regulados como el de la eléctrica, que aumentaron 2,3% entre julio de 2020 y enero de 2021, luego de haberlo hecho apenas 1,1% en el semestre previo. Los productos nacionales e importados registraron subas de 29,7% y 29,5% para el período julio 2020-enero 2021, sin anotar mayores diferencias.

Por sectores, se tiene que los precios de los productos agropecuarios registraron un incremento de 43,4% en el semestre, mientras que los manufacturados lo hicieron un 27%. La brecha de 16,4 puntos porcentuales en el período, refleja la suba de las commodities en el mercado mundial. Por su parte, los productos minerales, con un 38,8%, se acercaron bastante a la variación de los agropecuarios.

Por Marcos O`Connor, economista, Ieral de la Fundación Mediterránea.

No tags for this post.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

eight + sixteen =