El “semáforo del Ieral”, con 5 de 6 indicadores en rojo

0

 

En el último almuerzo de trabajo de la Fundación Mediterránea el economista Juan Manuel Garzón presentó un diagnóstico de la macro, las perspectivas para el agro, a la vez que trazó lectura de lo que hasta ahora se conoce del paquete de decretos y leyes económicas.
Los tres ejes del “Plan Guzmán” son, por ahora, mejorar el resultado fiscal (limitando la emisión de dinero), controlar las del BCRA y reactivas la economía. “El Plan es, por ahora, un plan de corto plazo, y está bien que lo sea en este momento. Se conocieron medidas para los dos objetivos primeros, pero aún no hay nada que trabaje sobre la reactivación económica”, dijo Garzón.

En otro plano, Garzón destacó que la macro viene mostrando, para la mayoría de sus indicadores números negativos, consolidando una estanflación que lleva dos años. Así, la evolución del PBI, la inflación, el empleo asalariado privado, el poder de compra de los y los bancarios están en terreno negativo.

“Los tres componentes que sostienen la demanda interna, es decir, la inversión, el consumo privado y el consumo público están en caída. El único elemento que rompió la tendencia y está en positivo son las exportaciones”, comentó Garzón, quien también trazó el análisis sobre la compleja realidad de la producción industrial. En ese sentido mencionó que los bienes de consumo no durable que se comercializan en interno, peor que también han podido colocarse en los mercados externos del Mercosur y de otras regiones han logrado variables positivas. Son los casos de los granos, las harinas, los lácteos, los aceites y las carnes.
En contrapartida, los bienes de capital y los bienes de consumo durables que se comercializan en el mercado interno son los que muestran un desplome más marcado.

Agro. En referencia a las perspectivas para la producción agrícola el economista recordó que, en las últimas dos de tres campañas se lograron muy buenas performances, llegando casi a los 40 millones de toneladas. “Hay que analizar cómo viene el clima, ya que están faltando lluvias en muchas regiones productivas de , y tienen que terminar de definirse los precios, principalmente por lo que pase en Brasil”, dijo.

Aporte con nuevas retenciones. En relación al aporte que puede hacer la producción agrícola de Córdoba al fisco nacional en términos de derechos de exportación Garzón estimó que, en la campaña 18/19 se enviaron US$ 1500 millones, con una retención al 30% para la soja como planteaba el decreto 37/2019 ese valor suma otros US$ 290 millones. En cambio, con retenciones como las planteadas por le ley económica enviada al Congreso (33% para la soja, 15% para cereales) el aporte extra de Córdoba sería de otros US$ 105 millones, totalizando unos US$ 1895 millones en retenciones.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

two × two =