El sector inmobiliario cierra un mal año y propondrá medidas al nuevo gobierno

Los distintos representantes de la actividad pedirán audiencias con las nuevas autoridades para plantear un trabajo conjunto y recuperar la cadena de valor.

9 diciembre, 2019 | Punto a Punto

El derrumbe de las ventas de propiedades en el último año y medio informado por el Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires mantiene en alerta al sector.

Tal es así que los distintos representantes, entre los que se encuentra la Cámara de la Construcción, la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (CUCICBA), el Colegio de Escribanos y la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), esperan la asunción del presidente electo Alberto Fernández para tener audiencias con distintas áreas de gobierno y presentar sus reclamos entre los que figuran pedidos para que se declare la emergencia habitacional y que se reestablezca el crédito para que los inquilinos se puedan transformar en propietarios.

El sector lleva 17 meses consecutivos en baja, y se encamina a cerrar 2019 con la peor performance de escrituras en la Ciudad de Buenos Aires en más de 30 años producto. Estos resultados son producto de una devaluación del peso de más del 60%; la ausencia de crédito que incluye la paralización de los hipotecarios; y la incertidumbre política y económica que caracterizó a este año electoral.

Entre los motivos de la estrepitosa caída del sector, Armando Pepe, titular de Cuciba destacó fundamentalmente tres: las “altísimas tasas de la bicicleta financiera que alcanzaron el 85% anual”, la incertidumbre política y económica, la fuerte devaluación con su consecuente inflación y el control de cambios.

“El Colegio de Escribanos dijo que es el peor año de la historia en la Ciudad para el sector inmobiliario. La cantidad de escrituras en Capital Federal este año no superan las 30.000. Eso muestra que es el peor año de la historia”, remarcó el presidente de Cuciba.

Mientras que Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA) remarcó: “en 2019 hubo una fuerte devaluación y que lo que más impactó al sector fue el aumento del dólar. Si se estabiliza el tipo de cambio, el mercado se moviliza. De lo contrario se retira la persona que podía acceder a un crédito hipotecario y todo aquel que necesitaba un apoyo financiero”.

Por su parte José Rozados, agente de Reporte Inmobiliario, hizo una evaluación en línea con los otros representantes del sector inmobiliario. Indicó que en cantidad de escrituras el 2019 va a ser el peor de los últimos 20 años.

Tanto Pepe como Bennazar y Rozados coincidieron en que se deberían tomar medidas para impulsar las ventas de inmuebles que a su vez colaboren para reactivar la economía a partir de generar una acción de la actividad privada. Desgravar impositivamente todo lo que tenga que ver con volcar fondos hacia la construcción puede generar empleo y actividad económica, son algunas de las claves afirmaron. Y añadieron que después es necesario generar mayor oferta para regular los precios.

Un sondeo del Grupo Construya, que mide cómo evolucionará la construcción en los próximos doce meses en base a las encuestas realizadas a los profesionales del sector, siete de cada diez empresarios encuestados del rubro de la construcción creen que esa actividad se mantendrá igual o empeorará en los próximos 12 meses. Sólo el 18% de los consultados considera que habrá una reacción positiva durante 2020, en el primer año de gestión de Alberto Fernández como presidente.

En otro orden, Bennazar consideró que las perspectivas para el 2020 no son muy alentadoras. “Creemos que el año que viene va a ser un año de mínima tranquilo como hasta ahora pero con expectativas de que surgen reglas como para que el mercado se aliviane. El comprador tiene que recuperar confianza como para volver a tomar una línea de crédito”, consideró.