El fiscal Enrique Senestrari tiene en sus manos parte de la causa Euromayor

Está en análisis en la Justicia Federal local si las pruebas refieren a las aseguradoras de retiro que invertían en los negocios de los desarrollos, como fideicomisos financieros.

20 octubre, 2020 | 0:01 hs. | Punto a Punto

 

El fiscal federal, , encargó a uno de sus colaboradores analizar el contenido de la documentación que remitió la fiscal de Delitos Complejos de la provincia, Valeria Rissi, sobre posibles hechos de lavado de dinero cometidos por socios y directivos de Euromayor, Trust & Development (T&D) y South American Trust SA (Satsa).

En la Justicia provincial continúa la investigación por las estafas a inversores en desarrollos inmobiliarios que pagaron y no obtuvieron los inmuebles prometidos. Como mentores de las maniobras continúan imputados Laerte Muzi (sigue detenido en Bouwer) y Jorge Monferini (con prisión domiciliaria). Además de estafas, se les endilga el delito de asociación ilícita. En total, la causa tiene una decena de imputados.

La trama que aparece detrás de las estafas tiene dimensiones que exceden la simple defraudación a clientes. PERFIL CÓRDOBA publicó el 12 de mayo del año pasado información exclusiva sobre negocios que hicieron Euromayor, T&D y Satsa con compañías de seguro de retiro de Buenos Aires. Estos hechos son investigados por el Juzgado Federal 9 de Comodoro Py. Un resumen de esa causa llegó al despacho de Rissi y emitió un decreto para derivar copias a la Justicia Federal local. Allí hay pruebas de que se integraron negocios de las compañías de seguro y los fideicomisos financieros e inmobiliarios.

Desde los años ‘90, con el sistema privado de jubilación, las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) podían invertir en ese tipo de sociedades. Cuando se estatizó el sistema jubilatorio, en 2008, los aportes voluntarios de los trabajadores fueron a compañías de retiro. Hay documentación que evidencia que las desarrollistas concretaron negocios con esas empresas. Las aseguradoras de retiro fondearon a las empresas con efectivo o títulos (bonos) a cambio de cupones o lotes no desarrollados. Como eran inversiones a futuro, la apreciación quedaría para las aseguradoras el día que se realizaran las obras. Los acuerdos tomaron forma en contratos de cesión de participaciones accionarias.

Campos de Malagueño. Un ejemplo de la maniobra investigada es el siguiente: ProBenefit, empresa controlante de Profuturo Compañía de Seguros de Retiro SA, compró el 14,42% de participación de T&D en el fideicomiso inmobiliario ‘Campos de Malagueño’. Se ‘vendió‘ como un predio envidiable por su ubicación, junto al Valle del Golf. Por esa porción de acciones, T&D recibió $14,7 millones de valores residuales de bonos emitidos por la Nación en 2013. Cuando la aseguradora decidió liquidar estos activos, descubrió que el prometido emprendimiento era un campo vacío cubierto de rastrojos. Por eso, en la causa radicada en Comodoro Py la investigación apunta a desentrañar el desfalco al Estado nacional, garante de todas las compañías de seguro de retiro desde la reestatización del sistema previsional.

Hace dos meses, Rissi recibió el informe del juzgado en el que se investigan esos negocios. Una fuente con acceso al expediente explicó que “las aseguradoras de retiro invertían en los negocios de los desarrollos de Euromayor. No compraban como un particular sino que, como eran fideicomisos financieros, podían comprar valores fiduciarios de deuda como inversión”. La misma fuente cuestionó que en el expediente provincial no se haya perforado el techo de responsabilidad penal de Muzi, Monferini y el resto de los imputados. “En realidad los que ganaron con estos negocios financieros son otras personas”, explicó.

Apenas obtuvo el informe de Buenos Aires, la fiscal Rissi resolvió remitir este capítulo de la causa a los tribunales federales. Por eso llegó a la fiscalía federal a cargo de Senestrari. No sería descabellado pensar que quienes participaron desde adentro de los negocios financieros, puedan aportar ahora más datos con el objetivo de que se persiga penalmente a quienes ellos identifican como los verdaderos cerebros y artífices. Es más, varios de los defensores pidieron imputaciones para ellos, pero hasta ahora no fueron incluidos. En el voluminoso expediente que investiga Rissi ya había sido incorporado un cuadro con las sociedades, con los accionistas y sus vínculos.

(Especial María Ester Romero para Perfil Córdoba)


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter