La historia detrás del dueño de Oye Chico (un superdonante de plasma)

Osmani Estopiñán Vázquez la pasó mal al contraer Covid-19, pero logró superar al virus. Hoy, es el principal donante en la provincia. “Cuando me llamen, yo estaré”, asegura.

28 agosto, 2020 | 0:02 hs. | Punto a Punto

 

La llegada de la pandemia de Covid-19 que azota al mundo, sin dudas marcará un antes y un después en la vida de Osmany Estopiñán Vázquez (50), quien en poco tiempo debió enfrentar al virus en diferentes ‘campos de batalla’. Cubano de nacimiento y radicado en Carlos Paz desde hace varios años, Osmany es un referente empresarial con emprendimientos emblemáticos como el restaurante Oye Chico.

En los últimos días de marzo, y tras volver de un viaje a Miami, dio positivo de coronavirus mientras hacía la cuarentena en Buenos Aires. A partir de allí comenzó una dura lucha con la enfermedad que le insumió varios días de internación con asistencia respiratoria mecánica.

Una vez recuperado se juró ayudar a quien lo necesitara mediante la donación de su plasma, que tiene altos niveles de titulación, término técnico que define la calidad del mismo.

Por si fuera poco, Estopiñán también sufrió los embates económicos generados por la cuarentena y debió cerrar uno de los locales de Oye Chico ubicado en Güemes.

Con una sonrisa que no se pierde en ningún momento de la charla, así como tampoco su mirada optimista y llena de gratitud con la vida, Osmany dialogó con PERFIL CÓRDOBA y contó en primera persona cómo es ganarle a esta compleja enfermedad para luego transformarse en un superdonante de plasma.

“En el mes de marzo estuve en Miami por trabajo y al llegar a Buenos Aires empecé a sentir algunos síntomas. Mientras estaba aislado en un hotel, noté que tenía fiebre e inmediatamente se activó un protocolo que recién estaba empezando a escribirse porque casi no había casos. Esto fue el 27 de marzo, unos días después del comienzo de la cuarentena”, recuerda. “Mi situación fue empeorando. Con mi familia coordinamos el traslado a Córdoba y cuando llegué al Sanatorio Allende del Cerro tenía insuficiencia respiratoria. Allí estuve tres días con respirador y me sentía brutalmente mal. Pero la atención de los médicos fue de excelencia, me trataron bárbaro y me sentí muy mimado”.

Y agrega: “a partir de allí la situación fue mejorando y hoy estoy en perfecto estado. Tengo 50 años, no fumo, hago ejercicio y no me enfermo nunca. Pude superar una enfermedad que es muy dura, que no es una gripe normal. No me quiero imaginar cómo la llevan personas con otro estado de salud y otra sintomatología. Por eso, al ir conociendo cada vez más a este virus, me propuse aportar mi granito de arena para sacar esta enfermedad del mundo y ese aporte lo hago a través de la donación de plasma”, completa.

Osmany está casado con la periodista y relacionista pública Adriana Gorosito, a quien su marido define como “una verdadera guerrera”, por todo lo que debió atravesar. “Mi mujer fue y es un pilar, clave en mi recuperación”, subraya.

Anticuerpos óptimos. Ya instalado en su casa, Osmani se realizó el estudio de sangre para determinar la titulación de anticuerpos de su plasma, a cargo del Instituto de Virología Vanella de la UNC. El resultado fue sumamente alentador. La titulación era óptima, algo que no todas las personas que contrajeron Covid-19 alcanzan.

Con el informe a mano, el empresario les resumió en una frase lo que vendría: “Cuando necesiten plasma, me llaman y cuentan conmigo”.

Así, Osmany prácticamente forjó una relación con los trabajadores del Centro de Plasmaféresis de Córdoba, a quienes visita con asiduidad. Ya lleva realizadas cinco donaciones y planea completar las siete que, en principio, permite el protocolo para el uso del plasma.

“Desde el momento que salí de la clínica le comenté a mi doctora que quería donar plasma. Ahora lo hago cada 15 días. Es mi manera de retribuir a la gente y a los profesionales que me atendieron. Son apenas 30 minutos que demora la extracción de plasma y con cada donación, son varias las personas que se pueden tratar, por eso es importante que todos los que puedan donen”, remarca varias veces a lo largo de la charla y con una historia grafica la importancia de la donación.

“Una señora de 99 años estaba muy mal y tras la colocación del plasma que había donado, al otro día se levantó de la cama. Cuando me llegó esta historia me emocioné mucho y considero que sería hermoso algún día poder reunirme con esta mujer”, comenta Osmany emocionado. “Algo parecido pasó con otro hombre de 63 años. Cada vez que me llegan estas historias me resultan muy movilizantes y me dan más fuerzas para poder seguir ayudando”.

“Me dolió mucho cerrar Oye Chico de Güemes”

La batalla contra la pandemia, Osmany la libró desde diferentes lugares. Una de ellas fue como empresario gastronómico. Tras varios meses sin poder abrir sus puertas, y con mucho dolor, debió cerrar su local de Oye Chicos ubicado en el corazón de barrio Güemes. “No hubo forma de levantarlo, ni tampoco hubo voluntad de los propietarios del local. Nunca habíamos incumplido”, se lamenta Osmany aún apesadumbrado por la decisión.

“Es muy difícil tener reuniones para ponerse de acuerdo por Zoom o través de Whatsapp, no es lo mismo que reunirse cara a cara. Realmente nos afectó mucho cerrar un local que ya llevaba varios años”. Consultado por la temporada veraniega que se acerca, el referente de la villa, se mostró cauto: “Faltan varios meses en los que puede pasar de todo y todo va a depender del avance de la enfermedad. Siento que Carlos Paz va a tratar por todos los medios de no perder la temporada de verano y calculo que las autoridades van a hacer controles y todo lo que esté a su alcance desde el punto de vista sanitario. No creo que se pueda perder la temporada, ya que sería un golpe muy duro para la plaza”.

Cómo donar plasma

En el viejo Hospital San Roque de Córdoba (Rosario de Sta. Fe 374) se encuentra el Centro de Plasmaféresis de la Provincia, un espacio donde se realizan los procesos de extracción de plasma para tratamientos de Covid-19. Por cada extracción se puede ayudar a tres personas con cuadros agudos, según explicó Gustavo Visintin, jefe del Departamento del Sistema Provincial de Sangre.

Los requisitos para donar son:

  • Tener más de 18 años.
  • No tener enfermedades infectocontagiosas o enfermedades crónicas.
  • Estar clínicamente recuperado de la infección.
  • Contar con demostración de muestra viral negativa.
  • Tener anticuerpos neutralizantes.

Contacto: 3517044884 (por teléfono y WhatsApp)

(Especial de Ariel Bogdanov para Perfil Córdoba)

Foto: Carlos Paz Vivo


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter