El dueño de la radio

0

 

Homenaje – Mario Pereyra (43-2020)

 

Octubre de 2016. Seis de la tarde. La cita es en la sede de Cadena 3 (Alvear 139). Un impecable Mario Pereyra, con saco y corbata, nos hace esperar junto a Fino Pizarro unos quince minutos en la planta de la radio. Cuando entramos, pide disculpas: “Hoooola Fino, perdón, pero es mucha la gente que viene. Pasen chicos, pasen”, dice. Pereyra no miente: un político y un productor teatral estuvieron antes que nosotros, que no seremos los últimos. El conductor de Juntos tiene en agenda una reunión más.

Dice estar sorprendido y no entender por qué la gente lo considera el personaje más influyente de Córdoba, al lado de tanta gente importante. Se refiere a Mauricio Macri, Juan Schiaretti, Ramón Mestre y José Manuel de la Sota, los que completan el top 5 del ranking que elabora Punto a Punto. El presidente, el gobernador, el intendente y un exgobernador. Si se amplía la lista, Pereyra también superó en aquellos años al todopoderoso titular del Suoem, Rubén Daniele, y a dos pesado del empresariado local: el creador de Tarjeta Naranja (David Ruda) y Euclides Bugliotti. Con los números de la encuesta en la mano, el objetivo es entender cómo el conductor es más influyente que el Presidente de la Nación.
En la charla se develarán algunas incógnitas. “Hablemos de lo que quieras, no tengo problema”, dice Pereyra, dueño de un estilo muy particular para responder: cortito y al pie.

“Lo que me parece sorprendente son estos 33 años, porque cuando se hacen los rankings seguimos arriba, cada vez que hacemos un evento convocamos a más gente, las mediciones nos dan cada año mejor… lo mismo que esta encuesta: yo debería estar en baja. Vos no querés que se lo preguntemos a la gente, pero no sé qué decirte. El esfuerzo que tengo que hacer ahora es mayor. Tengo 73 años, no soy un chiquilín y el programa insume mucho esfuerzo, son seis horas todos los días”, asegura.

-Pero hoy se va a ir a las nueve de la noche de la radio…
-Bueno, tengo que estar, soy el director artístico de la radio. Por acá pasa mucha gente, pasa toda Córdoba. De seis a nueve atiendo gente…

-¿Ese puede ser un motivo por el que lo consideran influyente?
-Yo creo que sí, pero no quiero caer en una pedantería. Acá hay un equipo detrás. La gente se siente muy orgullosa de la radio y tal vez personifican en mí ese orgullo. Es una buena teoría ésa: la radio funciona de manera estupenda, la gente va a Buenos Aires y en un taxi está Cadena 3, lo mismo en Mendoza. Y el cordobés es muy orgulloso.

-¿Por qué lo vienen a ver? ¿Qué le preguntan, qué buscan?
-Vienen a que les solucione algo. Me he preguntado lo mismo que vos. ¿A qué vienen a verme? Algunos me cargan y me dicen que les de la bendición para tal o cual cosa.

-Vienen a buscar soluciones, suena fuerte.
-La gente cree que yo puedo solucionar cosas. Alguno viene para que hable con un ministro nacional; otro para que hable con Macri para solucionar un problema gravísimo. Pero yo no puedo, no lo voy a llamar a Macri por teléfono…

-Usted lo podría hacer.
-Sí, pero no me animo… Acá (en la sala) se cuentan muchas cosas que me las voy a llevar a la tumba. Yo creo que la gente me ha supervalorado, hay cosas que yo no puedo ni debo resolver. Me pongo un límite. Claro que tengo mucha amistad con Macri, De la Sota, Schiaretti, Ramoncito (por Mestre), yo puedo hablar con cualquiera, pero hay cosas que no debo hacer.

-En su lógica, en este ranking ¿el presidente y el gobernador deberían ser los más influyentes?
-Sí.

-Pero gana usted.
-Sí, y entonces la gente me quiere convencer de cosas raras, como que Macri ganó por tanta diferencia en Córdoba por mí.

-Usted dice que debería estar a la baja. Pero competencia hubo siempre
-Me presentaron mil rivales de fuste, aquí en Córdoba, algunos de ellos extraordinarios… locutores superiores a mí, de otra época y de ahora, como el Lagarto (Aldo Guizzardi), que es un locutor extraordinario. Superar al Lagarto es… (hace un gesto de no creerlo). Vinieron Marconi, Velasco Ferrero, dos de Rosario, pero seguimos.

-¿No surge una camada nueva capaz de dar más pelea?
-No surge y no es bueno. Nosotros le estamos dando mucha manija a la 100.5 y a la Popular. Fijate lo que pasa con la AM en Córdoba, es un fenómeno: debe ser el único lugar en el mundo donde la AM es la número 1.

-¿Eso es por usted?
-(Silencio)

-Ok. No es pregunta. Lo digo yo.
-Bueno… yo digo que no, pero puede ser. Es como el cable que ha superado a la TV por aire. Y hay algo que está superando a las dos: Netflix y hacia ahí van todos. Pareciera que en la radio nos hemos detenido con un estilo que hemos impuesto.

El fenómeno Cadena 3

-¿Qué le falta a la radio?
-Yo digo que no tengo más para dar, pero surgió Rosario y empezamos allá; surgirá otra plaza y será una nueva aventura e iremos a conquistar ese público. Está, surge, vamos. Será que a la gente le gusta esta forma de que yo grito tanto, no sé. A Tinelli gritando le ha ido fenomenal, ya está un poco de capa caída, pero es normal.

-¿Cómo ve a Cadena 3 de acá a 10 años?
-No sé porque yo no voy a estar. Y el día que me vaya voy a hacer como los DT o los jugadores de fútbol que no van más a la cancha, yo no voy a escuchar más radio…

-¿Va a poder?
-Sí.

-Pero la radio es su vida…
-Y bueno, capaz que se termina la vida. Por eso mi mujer me prohíbe que deje la radio.

-Tampoco está en un momento para dejar la radio
-Me lo prohíbe (su mujer).

-Y qué dice usted, no su mujer
-Me lo prohíbo.

-¿Falta mucho por hacer en la radio?
-De mi parte tengo poco para hacer cosas nuevas. Pero voy sumando gente joven, voy armando un muy buen equipo: el Turco (Fernando Genesir), Agustina (Vivanco), Geo (Monteagudo), los chicos de deportes. Estoy preparando gente para el futuro y vendrá gente joven con otras ideas. Esta es una gran empresa: con Gustavito (sic) Defilippi, Rony (Vargas), () Molina y los gerentes, fuimos haciendo las cosas sin grandes anuncios, despacio, sin locuras, dando pasitos que nos ha ido llevando a lo que es la radio.

-¿Cómo se puede definir a Cadena 3?
-Si tuviera la fórmula te la digo.

-¿Su programa seguirá siendo “a la antigua”?
-Sí. ¿Coca-Cola qué es? No cambia nunca.

-¿Son la Coca-Cola de las radios?
-Somos un poquito la Coca-Cola de las radios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

five × 1 =