El Apple Watch ya puede hacer electrocardiogramas

La herramienta se presenta como una nueva perspectiva para el uso de dispositivos para llevar encima que pueden permitir al médico controlar a pacientes.

0

La Comisión Europea ha aprobado la funcionalidad de electrocardiograma (ECG) del Apple Watch Series 4 y la notificación de ritmo irregular del corazón. Está disponible en 19 países.

Se trata del primer reloj conectado que recibirá en Europa esta certificación, que ya tenía desde septiembre la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos.

Desde que Apple lanzó el primer Apple Watch, en el 2015, su enfoque hacia este dispositivo ha cambiado. Cuando se presentó, en el 2014, parecía que estábamos ante un objeto de moda. Hubo versiones de oro y de cerámica, pero han sido los propios usuarios quienes han redefinido el producto.

La salud, con recordatorios sobre caminar y respirar, la cantidad de ejercicio que se hace al día o las horas que se pasan de pie, es uno de los aspectos más agradecidos de un objeto versátil que puede tener muchos otros usos.

La herramienta para hacer electrocardiogramas y controlar el pulso para detectar anomalías se presenta como una nueva perspectiva para el uso de dispositivos para llevar encima que pueden permitir al médico controlar a pacientes a distancia.

No se trata de que nadie se autodiagnostique, ni mucho menos de reemplazar el instrumental médico, sino de una herramienta preventiva para que el facultativo decida si conviene hacer pruebas a un paciente.

La app ECG aparecerá para los usuarios europeos al Apple Watch como una actualización gratuita del sistema operativo del reloj (watchOS 5.2).

El Apple Watch tiene electrodos tanto en la parte inferior, que está en contacto con el brazo, como en la corona. Al colocar el dedo sobre la corona, registra la diferencia de potencial entre el brazo izquierdo y la mano derecha, lo que genera una línea de electrocardiograma que se puede enviar al médico en formato pdf.

El electrocardiograma que realiza el Apple Watch no es una prueba diagnóstica oficial, pero puede servir para detectar posibles anomalías cardíacas. La capacidad que tiene la aplicación de ECG para clasificar con precisión un registro de ECG en fibrilación auricular y ritmo sinusal fue validada en un ensayo clínico de unos 600 participantes.

El estudio, según Apple, demostró que la aplicación tiene una sensibilidad del 98,3% al clasificar fibrilación auricular y una especificidad del 99,6% al clasificar el ritmo sinusal.

La realización de un ECG con el Apple Watch es muy sencilla. El usuario activa la aplicación en su dispositivo y coloca el dedo índice de su mano derecha sobre la corona del reloj. En 30 segundos, la app crea una gráfica lista para enviar al médico por PDF y comunica al usuario si ha detectado alguna posible anomalía.

El funcionamiento se basa en que la zona inferior del reloj que está en contacto con la muñeca izquierda tiene dos electrodos. Un tercer electrodo está situado en la corona. Cuando el usuario la toca con la otra mano, se cierra un circuito eléctrico que es el que hace las mediciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.