Córdoba va entre El Suquía y La Cañada

La ciudad Capital se distribuye en forma de damero, con algunas señas particulares que la distinguen. Propuestas para conocerla y disfrutarla.

24 enero, 2020 | 0:00 hs. | Punto a Punto

 

(Especial, Juan Erramouspe para Perfil Córdoba). La Ciudad de Córdoba tiene algunas características que hay que conocer antes de recorrerla y vivirla. Una de ellas es que el casco céntrico está ubicado en una hondonada rodeada de barrios que se levantan en altura. 

Otro detalle a tener en cuenta es que está cruzada por dos ‘tajos’ de agua; uno, el río Suquía que nace en el dique San Roque, ingresa por el noroeste y luego de viborear por la traza urbana, la abandona rumbo al nordeste para desembocar en la laguna de Ansenusa (Mar Chiquita). 

El otro es un ícono cordobés: La Cañada, antiguo arroyo hoy canalizado con piedras de calicanto y arbolado con añosas tipas, que cruza por el límite oeste entre el centro y barrios periféricos. 

En la ciudad habitan más de 1,6 millones de habitantes, la mitad de la población de toda la provincia, pero es en su zona céntrica donde se pueden descubrir desde espacios recoletos en los que la historia se mantiene casi intacta, hasta sitios donde la actividad bulle al ritmo de las grandes urbes con el compás que le imprimen locales y visitantes 

En los alrededores hay barrios que en los últimos años se han convertido en polos de mucha y variada oferta gastronómica, como Cerro de las Rosas y su calle Tejeda; Alta Córdoba, y General Paz.

Para conocerla y no perderse nada de lo mencionado, se puede recurrir a los guías expertos en visitas guiadas con que cuenta la Municipalidad de Córdoba, además de un completo menú de alternativas que vale la pena consultar en https://turismo.cordoba. gob.ar 

Si el viajero es de los que prefieren hacerlo por su cuenta, las siguientes propuestas son algunas que se pueden conocer a pie, en breves caminatas ya que las distancias no son grandes. 

Centro Cívico

El paseo comienza por la plaza San Martín, que fuera la plaza mayor en la época colonial, a la que rodean la iglesia Catedral y el Cabildo Histórico, y entre ambos, el Museo de la Memoria, en el pasaje Santa Catalina, y el viejo oratorio del Obispo Mercadillo. A una cuadra, por la peatonal, se levanta el ex palacio de la Legislatura Provincial, que fue mudada a su nuevo edificio en el Centro Cívico; a espaldas de la catedral, la plazoleta del Fundador, Jerónimo Luis de Cabrera, y la iglesia Santa Catalina o de las monjas de clausura.

En las inmediaciones se mueve diariamente la actividad comercial y financiera, en la city cordobesa.

Manzana jesuítica

A pocos pasos de allí, el visitante ingresa a la Manzana Jesuítica, conformada por la Iglesia de la Compañía de Jesús y su capilla doméstica; el Rectorado de la Casa de Trejo (Universidad Nacional de Córdoba), y el colegio de Monserrat, que integran el legado jesuita que es Patrimonio de la Humanidad.

Nueva Córdoba 

Hasta la década de 1980, el barrio universitario por excelencia fue Alberdi, en la zona norte, donde está el Hospital Nacional de Clínicas, pero luego los estudiantes se mudaron hacia el sur de la ciudad dando lugar a un nuevo polo estudiantil: Nueva Córdoba

Las principales arterias que cruzan este barrio son el bulevar San Juan y la avenida Hipólito Yrigoyen, que fue puesta en valor hace unos años. Sobre ella se ubica el Paseo del Buen Pastor, antiguo asilo y cárcel de mujeres, hoy convertido en uno de los centros de reunión elegidos por los cordobeses. 

Su fuente de aguas danzantes, espectáculos públicos, la estatua de Rodrigo, galerías de arte, la antigua capilla, restaurantes y tiendas lo convierten en un lugar imperdible. 

Vale la pena prestar atención a los palacetes que se levantan sobre Hipólito Yrigoyen, como el Palacio Ferreyra, hoy Museo Evita, frente a la plaza España.

Barrio Güemes

El primer barrio obrero de Córdoba es hoy una especie de ‘San Telmo’ cordobés que ocupa la calle Belgrano como eje y está encerrado entre las avenidas Vélez Sársfield y Pueyrredón; La Cañada, y la calle Montevideo, y donde los fines de semana bulle la vida. Allí, en un ambiente bohemio, funcionan el Paseo de las Artes, un predio ocupado por artesanos que ofrecen sus productos de calidad y a precios razonables; el Museo Iberoamericano de Artesanías; anticuarios, e innumerables bares, pubs y restaurantes, con música en vivo.


Si te interesó la noticia podes solicitar tu membresía gratuita a nuestro newsletter y enterarte antes que nadie lo que sucede en el mundo de los negocios en Córdoba. ¡Suscribite haciendo click acá!

Solicitá tu membresía gratuita al newsletter