Cómo valuar una startup frente a un inversor

Mientras que en las industrias tradicionales el desempeño pasado de la compañía era el indicador indiscutido, en el universo de los startups el “valor” reside más en las oportunidades de crecer, innovar y captar clientes que en su historial.

25 marzo, 2020 | 0:01 hs. | Punto a Punto

 

 

El creciente desarrollo de startups plantea nuevos desafíos para los inversores no acostumbrados pero interesados en este tipo de compañías. Las particularidades de este (ya no tan nuevo) tipo de empresas los obligan a repensar los parámetros de valuación.

En concreto, el término “valor” adquiere una nueva cara y hay que pensarlo más allá de lo monetario: el equipo emprendedor, el grado de innovación de la tecnología que están usando, son parte de los activos subjetivos.

Pero atención porque aunque se trate de compañías nuevas, el análisis y la aplicación de las metodologías clásicas arrojan métricas sólidas que atraen a los inversores y resultan útiles a la hora de enfrentarnos con otras de mayor incertidumbre. Uno de los indicadores financieros más recurrentes para conocer  el valor de una compañía es el EBITDA (Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization) que surge de calcular las ganancias antes de los intereses, impuestos y amortizaciones.

Estos son algunos de los puntos que un inversor de riesgo mirará en tu startup.

Seis puntos que van a influir en el valor de tu empresa

-Tamaño del mercado
Este indicador puede justificar valoraciones altas porque un inversor estará dispuesto a asumir un riesgo alto si el tamaño del mercado evidencia que la ganancia potencial a futuro es interesante. En este punto se incorporan la adquisición, retención y monetización de clientes y es utilizado sobre todo en métodos de valuación no tradicionales.

-Ingresos
Lograr ingresos desde el inicio es una muestra de la capacidad de vender y una evidencia sobre la demanda que existe en el mercado. Este método de valuación proporciona la mejor visión del flujo de efectivo libre y cómo esa métrica generará un valor incremental para el comprador.

-Crecimiento mensual
Esta métrica es aplicable tanto a ingresos como para las startups con modelos de suscripción o de una SaaS (software as a service). No en todas las SaaS, pero lo esperable es que el proyecto muestre una evolución de un 20% intermensual sostenida en el tiempo.

 

-Usuarios activos
Este indicador depende del tipo de producto o servicio, pero podemos decir que se considera “usuario activo”  a aquel que paga, no sólo porque representa los ingresos de la compañía sino porque muestra  su nivel de compromiso y la tendencia creciente o descendente del revenue a futuro.

-Equipo
Este es uno de los puntos subjetivos del negocio. Lo que se mide en esta instancia es la aptitud (formación académica, experiencia) y sobre la actitud (ser emprendedores de estas personas que determinarán la capacidad de una empresa para abrirse camino en el mercado). Acá es un punto importante poder demostrar un track record emprendiendo, fallando e intentado. Sobretodo mostrar capacidades de resiliencia, perseverancia y visión del negocio. Pero como este punto puede resultar conflictivo para inversores poco experimentados en valuar lo intangible, es posible realizar una valoración puramente matemática basada en el volumen de mercado que se puede obtener.

-Valuaciones comparables
Un inversor dispuesto a aportar capital probablemente quiera conocer el rendimiento de diferentes empresas dentro de la misma industria. Esto sería ver cuál fue el valor de otras transacciones que hayan ocurrido en esa industria. Para esto tomará como referencia el modelo de negocio, la facturación, el margen operativo, la antigüedad y el tamaño de la compañía. La desventaja de este enfoque es que la valoración de una startup puede cambiar enormemente dependiendo de las condiciones del mercado.

Juan Manuel Barrero (Socio de Barrero & Larroudé)

Fuente: Endeavor Argentina