Cinco datos (en off) que dejó la política en el fin de semana

El exintendente Ramón Mestre empieza a levantar el perfil pero pensando en el plano provincial. Además, la estrategia de Manuel Calvo y las inferiores de Miguel Nicolás.

17 febrero, 2020 | 0:01 hs. | Punto a Punto

Mestre piensa en la Provincia, no en la Capital
Desde hace algunas semanas el exintendente Ramón Mestre volvió al ruedo, después de las vacaciones y los ocho años de gestión al frente del Municipio. Con la mira puesta en retener la presidencia del partido y sumar aliados de cara a la parada electoral del año próximo, los que conversaron con él cuentan que está con ganas de hablar, pero dejará pasar un tiempo.

“Por ahí en marzo reaparece”, razonan en el mestrismo y dicen que no lo hará para referirse a la Ciudad. “Ramón dice que del municipio tienen que hablar los concejales, él va a salir con una agenda que tiene en la mira a la provincia; el pasado, pisado”, contó una persona del entorno del radical que estuvo de gira por el norte provincial hace unos días y que prepara otro encuentro en el interior previo a la reunión en Villa Giardino del 6 y 7 de marzo próximos.

Calvo y el manual del “ahora o nunca”
Se sabe que el clima interno en el PJ tiene disputas en varios frentes. Pero están los que cuentan que la atmósfera en la Legislatura está enrarecida a partir de las diferencias marcadas que existen entre el vicegobernador Manuel Calvo y el presidente provisorio Oscar González.

Dirigentes con peso en la Capital, que siguen de cerca el perfil que pretende marcar Calvo a la hora de mirar la sucesión en 2023, tuvieron algunas conversaciones en la semana y llegaron a una conclusión: “el plan del Manu es ahora o nunca. Sabe que tiene que arriesgar todo en esta porque sería un solo mandato llegando desde la vicegobernación; lo mismo que le pasó al ‘Gringo’ (Juan Schiaretti) en 2007, que pudo ser gobernador un período porque venía de ser compañero de fórmula de (José Manuel) De la Sota en las elecciones del 2003”. Lo dicho: Calvo empieza la carrera del ahora o nunca.

Los intendentes y una escala obligada en Córdoba
Los arribos de intendentes a la Ciudad en busca de fondos empiezan a ser cada vez más frecuentes. Porque, como dijo una fuente del Gobierno provincial, saben que con la caída del Consenso Fiscal en El Panal habrá algo más de fondos y nadie se quiere dormir.

Un peronista que conoce el recorrido y la agenda de lo que suelen hacer los jefes comunales cada vez que vienen a Córdoba contó al detalle cómo es el recorrido. “Arrancan por Facundo (Torres, ministro de Gobierno), pero después salen de ahí y se van a verlo a Carlos (Massei) que es con el que estuvieron hablando todo este tiempo. Sobre todo, los que vienen de antes”, dijo el armador acerca de la visita que hacen al despacho más importante del ministerio de Desarrollo Social provincial. “Es más -agregó el joven dirigente- no desconocen que Carlos tiene la venia de (Juan) Schiaretti para retener a los que se quieran ir a Buenos Aires sin avisar antes”.

La Masía de Miguel Nicolás
La interna radical está para comprar pochoclos y mirar lo que pase a lo largo de todo el año. A comienzos de la semana, el exlegislador provincial y titular de uno de los núcleos internos, Miguel Nicolás, convocó a una reunión a otros referentes como Oscar Aguad, Orlando Arduh y Javier Bee Sellares. En un encuentro que contó además con otros integrantes de Fuerza Renovadora, como Guillermo Farías y Eduardo Conrad.

Un radical al que le llegó la foto del encuentro por WhatsApp se animó a contar una charla que tuvo con un veterano integrante de la UCR y lo hábil que fue Nicolás para colocar a los presidentes de la Juventud Radical en los últimos años. “Miguel es como esos grandes entrenadores de inferiores que te forma, pero después se queda sin nafta para hacerte jugar en Primera. La JR fue algo así como La Masía de Nicolás”, dijo en referencia a las divisiones inferiores del Barcelona que forma jugadores para después comprar refuerzos.

Un susto que no sirvió como anticipo
La semana se vio sacudida por los allanamientos, el millonario secuestro y las detenciones en el marco de la causa que se abrió en la Justicia federal y que tiene en la mira a las financieras de Villa Belgrano. Sobre el final de la semana hubo un almuerzo con destacados comensales en zona norte y en la reunión un asistente tocó el tema.

El hombre se animó a comentar que en las financieras en junio pasado se vivió una especie de estado de alerta por un importante despliegue de un operativo de seguridad en la zona. “Cuando vino (Mauricio) Macri el año pasado y fue a comer a la casa de Mario Pereyra los muchachos se asustaron y empezaron a mover todo. Creyeron que el megaoperativo de seguridad en la zona era por ellos. Pero no. Ojo, parece que tampoco les sirvió el susto…”, remató el comensal copa en mano.