Causa Marieschi: las pruebas que muestran cómo siguieron vendiendo con las obras paralizadas

0

(Especial, María Ester Romero para Perfil Córdoba). Se las conoce como “las estafas a los amigos”. Es una de las particularidades de la causa por la que están imputados Omar Marieschi, sus hijos Javier Marcelo y Marianella y otras siete personas por presunta asociación ilícita y estafas.

Pero también tiene otra característica que la distingue del resto de casos penales contra desarrollistas: la constitución de sociedades civiles como modalidad para vender los inmuebles en pozo. Según pudo determinar hasta ahora la investigación que conduce el fiscal de Delitos Complejos Enrique Gavier, quien tenía experiencia en ese aspecto era el arquitecto Omar Marieschi.  Así lo declaró en su indagatoria la arquitecta Constanza Peláez, otra de las imputadas y exesposa de Javier Marcelo Marieschi.

Las sociedades civiles causaron un doble perjuicio a las personas que compraron las viviendas en pozo. A los que se decidieron invertir los embarcaron en una persona jurídica a título de socios y, al mismo tiempo le otorgaron poder como administrador a Marcelo Javier para mover el dinero.

Se desligaron ellos de las responsabilidades y se las cargaron a los damnificados. A tal punto esto es así que en el pedido de quiebra propia de Marcelo Javier Marieschi -se tramita en un tribunal civil- no incluyó como pasivo a los miles de reclamos de personas que le compraron departamentos y casas que no se construyeron. No reconoce que sean deudas que él deba afrontar.

Según se está analizando en el expediente penal, la mayoría de las ventas de inmuebles se produjo por adhesión a las sociedades civiles. Otros obtuvieron boletos de compraventa o contratos privados. En estos últimos casos hicieron figurar a los adquirentes como beneficiarios clase ‘b’ de fideicomisos. Lider de perfil bajo.

Quien habría tenido un rol preponderante en el armado y conducción de esta modalidad de la maniobra delictiva fue Omar Marieschi, a pesar de mantener un bajo perfil: “Asumir una posición de menor exposición (…) no fue óbice para que desde ese lugar comandara los destinos de esta organización ilícita (…) para concretar los fines espurios que desde un comienzo todos tuvieron en miras. Precisamente, fue este actuar mancomunado el que posibilitó consumar el gran cúmulo de fraudes que hasta el momento se han verificado”.

Siguieron cobrando. Uno de los elementos determinantes para describir las estafas fueron los intercambios de mensajes de WhatsApp con empleados encargados de cobrar las cuotas a los inversores. Andrea Amigo, una de las abogadas querellantes, graficó la situación de la siguiente manera: “Con una empresa reventada, seguían vendiendo y cobrando”.

El fiscal analizó que las conversaciones se produjeron en diciembre del año pasado y en enero y febrero de este año, “conducta que desvirtúa cualquier tipo de obrar de buena fe”, porque a esa altura era más que evidente que no se harían cargo de todo lo que habían vendido e, incluso, sobrevendido. Llegaron a figurar hasta tres y cuatro compradores por una misma unidad habitacional. Los damnificados reclamaban sus viviendas por cartas documento, había pedidos telefónicos y solo recibían evasivas.  

Los WhatsApp de la causa
En la resolución de la prisión preventiva de Marieschi (padre) el fiscal reseñó algunos de esos diálogos:

El 11/01/2019 en un mensaje enviado por M. a Omar Marieschi (OM): “Me junto entre las 6.30 y las 8.20 con el de Curaquen a cobrarle. Apenas tenga el dinero les aviso y se los llevo inmediatamente a donde estén ustedes”.
OM: “Yo estoy en el club hasta última hora (…) sabes si son dólares lo que pagan los chicos?”
M: “sí, sí, dólares”.

Luego hay otra comunicación con su hijo donde la confirma que se concretó el cobro, El 07/02/2019 MF se comunicó con Omar y le dijo: “Omar ¿cómo andas? Es para avisarte que mañana a la tarde a última hora, igual que la otra vez, me junto con el chico por el pago de la cuota, así que ya le pedí a tu hija el recibo y mañana apenas lo tenga te estoy avisando, te parece?,

Una semana después, ante la reprogramación del día de pago, Omar Mario Marieschi le consultó si tenía novedades del cobro.
MF: “Esta tarde nos juntamos, ¿sí? (…) quedate tranquilo que de parte mía estoy haciendo todo lo posible, así que… te aviso a cualquier hora apenas lo tenga”
OM: “Dale. Acordate que no lo cruce para cobrarlo mañana. Abrazo”

Actualmente, la defensa de Omar Marieschi y de sus hijos, Javier Marcelo y Marianella es conducida por un asesor letrado tras la renuncia de Carlos Palacio Laje, quien se apartó por diferencias profesionales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.