Campanili: “las ventas se mantuvieron y estamos mejor que muchas otras actividades”

0

 

La pandemia del coronavirus generó un duro golpe en la economía nacional y mundial. Sin embargo, algunos sectores lograron posicionarse y surfear las debacles ocasionadas por la cuarentena.  Desde el astillero Campanili pueden realizar un balance positivo sobre los meses de pandemia: “Hubo factores negativos y otros positivos, pero estamos mejor que muchas otras actividades”, manifestó Mario Marzi, gerente Comercial de la firma.

La imposibilidad de programar vacaciones hizo que los cordobeses piensen en otras opciones y allí surgió un particular interés por las lanchas: “Mucha gente planificó vacaciones a nivel local y una de las acciones pasar el verano es la de una embarcación o un juguete para tener en su casa de de semana”, expresó.

Y agregó: “Las ventas se mantuvieron, con dificultad desde la perspectiva de conseguir materia prima y poder fabricar, pero en sí no fue grave ni complejo. Se trabajó igual, se sobrevivió y funcionó la actividad”.

Con respecto a las para la construcción de las lanchas, Marzi explicó: “La fabricación está compuesta por productos nacionales e internacionales. La parte motriz se trae de Japón o Estados Unidos; la importación de motores se fue cerrando y encareciendo, lo que perjudicó a la industria local. Sin embargo, la demanda local no cayó”.

El astillero está próximo a cumplir 80 años en el mercado y se mantiene en una producción de casi 300 unidades al año con una cartera compuesta por 18 modelos: “fabricamos desde botes de pesca hasta embarcaciones cabinadas tipo crucero. Se trabaja todo el espectro de las embarcaciones”.

https://www.instagram.com/p/CERoFX8A8C3/?utm_source=ig_web_copy_link

Campanili estuvo dos meses con las persianas bajas durante la etapa más estricta de la cuarentena y recibió ayuda a través del programa ATP para el pago de sueldo de los trabajadores: “Volvimos a trabajar cuando el COE habilitó la actividad de la construcción de embarcaciones a nivel nacional. Regresamos de forma parcial, en una primera etapa con el 10% del personal. Luego, se fue agregando más gente de forma paulatina hasta lograr que regrese la mayoría de los trabajadores, que aún así no lo completamos en su totalidad”.

Sobre las proyecciones a futuro, Marzi manifestó: “No podemos ver más allá de diez días. No sabemos qué va a pasar”. En relación al dólar sostuvo que “si llegase a haber una devaluación desordenada, que sube de un para el otro, la actividad seguramente se va a freezar hasta que todo se reacomode. Es una incertidumbre absoluta, no podemos proyectar a largo plazo”.

Con respecto al cambio de hábito consumo y el boom del comercio electrónico, dijo que “no tenemos e-commerce, tenemos una web donde mostramos los productos que hacemos. La gente no compra estos artículos por internet, las embarcaciones son algo muy específico que requiere del asesoramiento de un experto ya que son productos muy personalizados”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

nineteen + one =