Cada vez hay más “inversores ángeles” con ganas de financiar proyectos argentinos

La economía sigue sin dar señales de recuperación. El consumo no repunta y esto impacta de lleno en los planes de las empresas. Al punto que ya están trabajando con apenas la mitad de su capacidad instalada, tal como da cuenta el propio INDEC. De acuerdo con la consultora Orlando Ferreres, en el arranque de […]

La economía sigue sin dar señales de recuperación. El consumo no repunta y esto impacta de lleno en los planes de las empresas. Al punto que ya están trabajando con apenas la mitad de su capacidad instalada, tal como da cuenta el propio INDEC.

De acuerdo con la consultora Orlando Ferreres, en el arranque de este año la inversión cayó a su peor registro desde 2014.

A pesar del sombrío panorama, la Argentina posee el mejor contexto emprendedor de la región, según señalan desde Global Entrepreneurship, que sondea a las 49 principales economías del mundo. Más aún, se ubica en el puesto 21 del ranking internacional, delante de México (23º), Chile (26º), Colombia (32º), Uruguay (35º) y Brasil (48º).

Además, resalta que el buen rendimiento es, en gran medida, producto de la aprobación de la Ley del Emprendedor y la consolidación de un creciente ecosistema de inversores.

Este año, podría incluso haber otra norma que incentive aún más a los financistas a “hundir” capital en este tipo de iniciativas: el proyecto de Ley de Economía del Conocimiento que el presidente Macri envió al Congreso.

Según destacó el mandatario, su aprobación beneficiará a más de 10.000 empresas, permitirá “crear más de 200.000 empleos de calidad y generar 15.000 millones de dólares de exportaciones anuales”.

La iniciativa oficial contempla ventajas impositivas para la generación de trabajo, facilidades para iniciar emprendimientos y beneficios para los polos productivos de innovación de todo el país, entre otros aspectos.

“La economía del conocimiento está transformando el mundo y la Argentina tiene ventajas competitivas para ser líder regional en estas actividades que crean empleo de calidad y mejoran la competitividad”, completó el ministro de Trabajo y Producción, Dante Sica.

La noticia también fue muy bien recibida por el sector emprendedor. En este sentido, Juan Martín Rodríguez, director Ejecutivo del Centro de Entrepreneurship de la Escuela de Administración y Negocios (IAE) de la Universidad Austral, afirma que es una “excelente” noticia por dos motivos:

– “Beneficia a sectores que están dentro de las áreas buscadas por los inversores, que son iniciativas de fácil recapitalización, como Inteligencia Artificial e Internet de las Cosas, que en algunos casos son el núcleo y en otros están al servicio de los proyectos invertidos”, explica.

– En segundo término, Rodríguez remarca la otra arista, que no está relacionada con el beneficio impositivo, sino “por la estimulación para acercar a las empresas a profesionales de perfil científico, que son más receptivos a generar papers que a impactar positivamente en los negocios”.

En virtud de lo expuesto, queda claro que el panorama desalentador que presenta la economía local a nivel macro tiene su “Lado B”: los que apuestan al talento argentino.

Conocidos como “inversores ángeles”, desembolsan capital y aportan conocimiento en la etapa más temprana de estos desarrollos a cambio de una participación accionaria en la empresa.Por cierto, esta red de financistas está muy desarrollada en Argentina. A tal punto que es uno de los países líderes de toda la región en este aspecto.

Tanto es así que se reúnen en asociaciones civiles o en “clubes” para buscar talentos: los agrupan, capacitan, asesoran y conectan con esos “gestores de ideas”.

Varios inversores pertenecientes a un club pueden impulsar una misma startup o a varias (cada uno con su parte accionaria individual pero participando en conjunto).

A su vez, los clubes ponen a disposición de ellos una oferta de emprendedores de alto potencial y hasta les permiten participar del “detrás de escena” de los emprendimientos.

Juan Giner, director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Capital Privado, Emprendedor y Semilla (ARCAP), afirmó: “En estos clubes se genera comunidad, se aprende y el inversor se rodea de pares que pueden tener o bien mayor conocimiento de un tema en particular o en todo caso experiencias distintas para aportar”.

Existen 10 de estas instituciones ángeles en el país, según el último informe de ARCAP, que apuestan a una diversidad de proyectos en diferentes mercados verticales:

– Club de Business Angels del IAE

– IG Business Angels Club

– Emprear Business Angels

– CygnusAngel Club

– La Plata Hub

– Nerdcube

– Incubando Salud

– Incubadora de la Universidad Nacional del Litoral (Parque Tecnológico)

– AIVenture (Club de Inversores del Centro)

– Instituto Baikal