Afirman que sin baja de la volatilidad y del gasto público no habrá financiamiento barato

En el marco de la International Finance Conference se debatió sobre financiamiento Pyme en la región. Piden replicar experiencia chilena de fondo anticíclico.

0

(Por José Busaniche, especial para PERFIL CORDOBA). Córdoba fue sede de la XIX edición de la International Finance Conference que reunió a especialistas para debatir la actualidad de las finanzas, la administración y la economía. El jueves pasado tuvo lugar el panel ‘Oportunidades y desafíos del financiamiento Pyme en América Latina’, en el que participaron Luis Améstica-Rivas, de la Universidad del Bío-Bío de Chile; Roberto Horta, vicerrector de Investigación e Innovación de la Universidad Católica de Uruguay, y Marcelo Capello, presidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad de Argentina y Latinoamérica de Fundación Mediterránea. Moderó el encuentro el director de la Bolsa de Comercio de Córdoba, Raúl Hermida. La situación de las pyme fue el eje transversal del encuentro.

Estancadas. El panel pyme fue tajante sobre el mal momento que atraviesan las empresas argentinas que representan el 98% del total de las firmas del país y explican dos tercios del valor agregado de la economía: entre 2012 y 2018 las mipyme pasaron de 547 mil a 535 mil, desde 2009 la cantidad de nacimientos pyme está estancada, en tanto desde 2012 se nota más la mortalidad de las firmas pequeñas. Otro mal dato: en 2008 el país contaba con 6.000 pyme exportadoras, 10 años después hay menos de 4.200. El problema recurrente es la volatilidad de la macro. El cambio en los signos de la economía y los movimientos en el tipo de cambio real hacen que exportar sea rentable un año y otro no, algo que daña mucho el poder de permanencia de las pyme en los mercados externos. Pero la volatilidad es de larga data en nuestro país y un fenómeno que no se replica tan claramente en los vecinos: entre 1960 y 2018 Argentina tuvo 24 años con caídas del PBI. En ese lapso Chile, por ejemplo, tuvo solo nueve años de caída y la mayoría antes de 1980. “Eso dificulta mucho el financiamiento. Además, en años políticos como este los ahorristas están esperando algún evento negativo y lo que sucede es que finalmente pasa”, remarcó Capello.

El combo. La inestabilidad y la volatilidad de la macro explica el escaso financiamiento a pyme: en Argentina el financiamiento al sector privado es del 16% del PIB, en Chile es 115% del PIB. La inflación, las crisis recurrentes y la escasa población bancarizada fagocitan la capacidad de prestar al sector privado: “Eso hace que, en un año como este, con mucha volatilidad, la tasa de interés para un adelanto en cuenta corriente está en 80%, o cheques de pago diferidos avalados por SGR están en 60% anual. Se recurre a instrumentos de financiamiento originales, pero nunca van a ser suficientes para revertir la volatilidad que genera la macroeconomía. Y esa volatilidad viene fundamentalmente por el sector público y básicamente por el déficit fiscal”, subrayó el economista del Ieral.

Para Hermida, en el corto plazo puede haber una solución si hay drásticas medidas de austeridad, prudencia en el gasto público y se logra una reestructuración con el FMI a largo plazo. “La reducción de la tasa va a ser muy gradual, no podemos bajar las tasas si no bajamos la inflación. El país no puede emitir, no puede aumentar el déficit fiscal, no puede atrasar el tipo de cambio. El primer paso es recuperar el equilibrio macroeconómico”, plantea.

-¿El Central debería instrumentar alguna exigencia a los bancos para que tengan préstamos a tasas negativas?
-Son las medidas deseables, pero tienen que darse en el contexto de un plan económico integral que tenga en cuenta lo fiscal, lo monetario y los aspectos sociales. Creo que llegamos relativamente bien al 27 de octubre y, a partir del nuevo gobierno, hay que hacer borrón y cuenta nueva. Es necesario lograr equilibrio macroeconómico para luego ir sobre la gobernanza y la competitividad. Es esencial conseguir el equilibrio macroeconómico rápidamente. Por su parte, Capello agrega: “Hasta que Argentina no tenga un sector público ordenado, no deficitario, no vamos a solucionar el problema del financiamiento a las pyme. Puede haber algún crédito subsidiado de algún banco público, pero siempre va a ser de un impacto reducido en ese universo de 535 mil pyme. El problema de fondo es el sector público muy desordenado”. 

Otro fondo  En el panel se planteó la necesidad de adoptar medidas que dieron resultados en países vecinos para morigerar la volatilidad: “Seguimos sin tener un fondo anticíclico como Chile. Así, cuando hay una crisis o una recesión y hay menos crédito, el Estado empieza a vulnerar la seguridad jurídica. Genera eventos de vulnerabilidad jurídica y luego se refleja en estas altísimas tasas de interés”, explica Capello.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.