6 formas en las que la tecnología ayuda a una startup

Las startups mantienen un estrecho vínculo con la tecnología. Estas empresas, a pesar de su juventud, tienen que demostrar su capacidad para asimilar cambios que se producen a gran velocidad. Para innovar. Para ir siempre un paso más allá. Para transformar incluso la forma en la que se entienden los negocios.

Ya es habitual que en el mundo de las empresas emergentes surjan novedades que al final reinventan hasta el propio sector en el que se enmarcan. Ha sucedido en sanidad con los wearables, en las finanzas con el BlockChain o en el sector ocio con el streaming de contenidos y la realidad virtual.

A nivel mundial, la aparición de éstas y otras nuevas tecnologías como el internet de las cosas, la inteligencia artificial o el cloud computing permiten a los emprendedores consolidar sus ideas.

Pero ésa es la cara amable de las startups. Antes de pasar al siguiente nivel y triunfar, las empresas de reciente creación tienen que superar toda una serie de contratiempos. Los dueños de las startups se enfrentan a multitud de barreras antes de alcanzar la estabilidad. Entre ellas están la escasez de recursos, la búsqueda de financiación en diferentes fases, el estrés y la incertidumbre, la necesidad de darse a conocer entre los clientes además de ganar su confianza y retenerlos, la selección de talento, el poderío de rivales más grandes… Todo esto, y mucho más, puede tumbar un proyecto casi antes de empezar.

Gastar demasiado dinero, tardar mucho tiempo en lanzar un producto al mercado, concentrarse en tareas secundarias o no publicitarse son errores a evitar. Y la tecnología, la misma con la que se relaciona a las startups por su naturaleza innovadora, ayuda a que las empresas pequeñas con grandes aspiraciones terminen despegando.

De hecho, hay seis pasos que toda startup debería tener en cuenta desde el punto de vista tecnológico, tal y como establece el proveedor cloud OVH. ¿Cuáles? Las claves por las que apuesta OVH son:

Optar por una solución llave en mano
En las startups el tiempo es oro. Sus miembros sacarán mayor partido a ese tiempo si confían en la tecnología para asumir tareas automatizables y concentrarse en cambio en la parte más creativa de su trabajo. Y dejarán a un lado las preocupaciones si eligen una solución llave en mano para desarrollar su tecnológica y los packs todo incluido de un único proveedor, que en estos casos será el que se encargará del despliegue rápido y las cuestiones de administración. Lo hará teniendo en cuenta la realidad de cada startup en concreto. No hace falta ser un experto en tecnología para sacar el máximo rendimiento. Sólo hay que buscar a un buen socio.

Definir una infraestructura optimizada
A la hora de utilizar soluciones tecnológicas, no existen respuestas universales que encajen con todas las startups que van apareciendo. Cada empresa debe seleccionar la tecnología que mejor se adapte a sus necesidades. De hecho, lo recomendable es comenzar con lo más básico y a partir de ahí ir optimizando la infraestructura con el paso de los meses. OVH desaconseja desplegar una infraestructura compleja desde el principio, a base de software costoso y cerrado. Hay programas de código abierto, que están disponibles de manera gratuita y que permiten gestionar los requisitos de las compañías que están empezando. ¿Ventaja extra? Las startups ahorrarán dinero.

Elegir una infraestructura escalable y de alta disponibilidad
Como las startups viven en continuo movimiento, resulta fundamental poder ampliar esa infraestructura que las respalda, que tiene que ser flexible. Si la infraestructura de TI no crece para responder a la demanda que se va generando, soportar picos de tráfico y habilitar nuevas funciones, la startup tampoco lo hará. Y fracasará. Una startup ha de adaptarse, por medio de la tecnología, a lo que está por venir. Esa escalabilidad la aportan la fórmula del pago por uso y el cloud computing. La nube permite iniciar máquinas virtuales y también ampliar recursos de forma puntual sin que la empresa permanezca atada al mantenimiento de servidores. Así, el talento contratado podrá dedicarse a lo que realmente importa: sus clientes.

Anticiparse al éxito
Con la parte de la infraestructura ya implementada, las startups no deben perderle la pista a las señales del mercado. Tendrán que imaginar el futuro mientras, en el día a día, todavía se enfrentan al presente. Crecer, diversificar e internacionalizarse son metas comunes para multitud de organizaciones, pero a veces el éxito resulta difícil de digerir. Para que el crecimiento que ansían no les pille por sorpresa, una de las obligaciones de las startups será contar con recursos financieros y tecnológicos suficientes para asumir un incremento de clientes y la consecuente multiplicación de su capacidad. En este sentido, redundar de forma horizontal la infraestructura les servirá para garantizar una alta disponibilidad.

Sustituir la programación por un CMS
El objetivo de optimizar el preciado tiempo del que disponen los emprendedores para levantar su negocio se consigue también implementando un CMS. Esto es, un Content Management System o sistema de gestión de contenido que ofrezca directamente las herramientas con las que dar forma a la página web, blog o tienda online de la startup. Hoy en día las empresas pueden recurrir a sistemas intuitivos que ya están listos para usar, en vez de formarse a fondo en programación, si el negocio online no constituye el núcleo de su actividad. Estar en internet es imprescindible y WordPress, Joomla!, Drupal o PrestaShop son opciones de confianza que lo hacen posible.

Conceder al SEO la importancia que tiene
Estar online es importante, pero igual de importante es interiorizar que no se puede aterrizar en internet de cualquier manera. Un sitio web cuidado ofrecerá una imagen profesional de cara a los demás y, aparte, tiene que posicionarse alto en los resultados de los buscadores para que lo encuentren. La startup necesita hacerse visible. Para ello habrá que cumplir varios factores, empezando por una buena selección de palabras clave. OVH recomienda concentrarse en la estrategia de contenidos temáticos, la velocidad de carga y la usabilidad de la web. Esto incluye no olvidarse de smartphones y tabletas, que son cada vez más populares y tienen características especiales. Por último, toda startup debe vigilar qué es lo que está haciendo la competencia y mejorarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.