Transportistas de carga afirman que la actividad cayó 30% en Córdoba

Empresarios del sector comenzaron a renegociar deudas con Afip y anticipan cierres de empresas si el panorama no se revierte.

(José Busaniche, especial para Perfil Córdoba).
La economía toda está atravesando meses complicados. Pero hay actividades que, se sabe, enfrentan una tormenta perfecta. En Córdoba, uno de esos sectores es el del transporte de cargas. En esta actividad los empresarios del rubro dan cuenta de una combinación que amenaza con hacer inviable la supervivencia de sus compañías. A la retracción del nivel de actividad se suma un aumento de costos, que se ancla en la disparada que tuvo el precio del gasoil, y la fuerte suba en el precio de las unidades.

La Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas de Córdoba (Cedac) advierte que la actividad cayó un 30% de abril a septiembre, es decir, en menos de seis meses. La entidad reúne a 470 empresas socias, el 96% empresas familiares pyme, con un promedio de 60 empleados. Hay, también, un lote de empresas grandes con 400 empleados. En total estiman que concentran 14 mil puestos de trabajo.

“La caída de la actividad repercute de forma inmediata en el transporte. Si a eso le sumamos el aumento del combustible, es muy complicado. En lo que va del año el gasoil aumentó 64% y de septiembre a septiembre la suba anualizada es del 89%. Es realmente imposible ir trasladando. Y aunque lo traslademos siempre quedamos atrás en las negociaciones. Esto llevó a que muchas empresas no puedan hacer frente a lo impositivo”, comenta José Arata, al frente de la entidad.

Con la soga al cuello, gran parte de las firmas se encontró negociando un plan de pagos con la AFIP para hacer frente a las deudas. Se acordó un plan, con vencimiento hasta el 30 de junio, para un anticipo del 10% y 48 cuotas con sistema francés: “Con tasas de interés bastante altas. Ya estamos solicitando a la Cámara nacional que se realicen gestiones para un nuevo plan de facilidades porque no se puede pagar. Y a corto plazo estamos con serias dificultades para el pago de sueldos. Ni hablar de cómo está la cadena de pagos”, dispara Arata. Y asegura que están dejando la rentabilidad y ahora el capital propio en el cambio de cheques.

En este escenario, la “bajada de línea” del Gobierno hacia los empresarios del transporte es que afinen las negociaciones con los dadores de carga, es decir, los clientes. “A nivel nacional se está trabajando para que los dadores de carga reconozcan los incrementos que se producen y que mejoren las condiciones de pago. Porque si persiste esta situación se va a cortar el transporte”, aseguró el empresario. Arata confirma que varias compañías de la cámara presentaron procedimiento preventivo de crisis. Y concluye: “Todo el mundo dice que esto es hasta marzo, pero ¿quién llega a marzo? Hay mucha desesperación y lo grave es que sabemos que varias empresas se van a quedar en el camino”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here