Rusia prohibió a los Testigos de Jehová por “extremistas”

La Corte Suprema disolvió todas las filiales del Centro de dirección de Testigos de Jehová. “Representan una amenaza para el orden público”, comunicaron.

0

(AFP) La Corte Suprema de Rusia prohibió las actividades de los Testigos de Jehová y se incautó de todas sus propiedades por considerar que se trata de un culto que promueve prácticas extremistas.

La medida, que es “de efecto inmediato”, disuelve el Centro de dirección de los Testigos de Jehová y sus 395 filiales distribuidas en todo el país y responde a una demanda presentada a fines de marzo por el Ministerio de Justicia.

“La organización religiosa testigos de Jehová muestra indicios de extremismo. Representa una amenaza para nuestros ciudadanos, el orden público y la seguridad de la sociedad”, aseveró la representante del Ministerio de Justicia, Svetlana Borísova.

Borisova recordó que la organización ha difundido literatura incluida en la lista de publicaciones extremistas y recordó que la prohibición de las transfusiones de sangre que profesan sus seguidores amenaza la vida de las personas.

Los representantes de los Testigos de Jehova, que consideran que las acusaciones son falsas y calumniosas, expresaron su rechazo por la decisión del Supremo y advirtieron que presentarán un recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Un responsable ruso de los Testigos, Iaroslav Sivulski, se declaró “conmocionado” por la decisión de los jueces y anunció que la organización apelará la medida. “No pensaba que algo así podría suceder en la Rusia moderna, donde la Constitución garantiza la libertad de religión”, dijo.

La agrupación lleva varios meses denunciando la persecución por parte de las autoridades rusas, a las que acusa de servirse de falsos testimonios para proscribir sus organizaciones, que tienen unos 175.000 seguidores en el país.

El presidente de la Asociación rusa para el Estudio de Religiones y Sectas, Alexandr Dvorkin, considera que los Testigos de Jehová son una secta que crea en torno a sus seguidores “su propio mundo, un entorno aislado del resto de la sociedad”.

Dvorkin también tachó de sectas a los Mormones y a la Iglesia de la Cienciología, prohibida por la Justicia rusa en noviembre de 2015. La campaña contra las sectas coincide con un alza sin precedentes de la religiosidad entre los rusos, aunque menos del 10% de los ciudadanos acuden regularmente a la iglesia, según estudios del prestigioso Centro Levada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here