Las Lebacs traccionan un mercado que crecerá a dos dígitos (según operadores)

La mitad de los nuevos clientes se generan gracias a las letras. Qué hacer con el dólar y por qué la bicicleta es un ser mitológico, de acuerdo a referentes del sector financiero.

(Especial, José Busaniche para Perfil Córdoba). Mientras la economía real intenta sobreponerse al corsé de la inflación y la presión tributaria que impacta en el consumo y las inversiones productivas, el mercado financiero parece encaminarse hacia una tendencia alcista, de mayor expansión y de consolidación de nuevos productos.

Así lo que advierten algunos de los operadores locales. Coinciden en que quedó atrás una etapa de fuerte intervención estatal que deprimía la presencia de inversores y que alejaba a las empresas de la Bolsa como fuente de financiamiento: “Esto es una película que recién empieza, el mercado financiero tuvo muchos años que fue en declive con pocos jugadores, se fueron las AFJP, se fueron jugadores del exterior, vino el cepo, etc. Desde el 2015, 2016, se empezó a revertir con acciones, se salió del default, se mejoraron las estadísticas, aparecieron instrumentos como las Lebacs y las Letes”, apunta Aníbal Casas, de la firma S&C Inversiones.

Según Casas, el mercado ofrecerá muchas oportunidades: “Todavía hay pocas empresas con mentalidad para ir al mercado, de todas maneras, hubo más salidas a la Bolsa en dos años que en los últimos 20. En cuanto a volumen, cantidad de transacciones y perspectivas el mercado está mejor. Se está cambiando la tendencia y esto recién empieza”.

Crecimiento de dos dígitos. En la misma línea, Gonzalo Gómez Pizarro, presidente de Argentina Valores SA (AVSA) advierte que, de la mano de las Lebacs, la plaza se está movilizando y acercando a nuevos clientes y sectores.

“El mercado de capitales es uno de los pocos sectores de la economía que puede crecer a dos dígitos de forma sostenida durante los próximos años. Estamos viendo un escenario consolidado. Y hay que reconocer que la mitad de los clientes nuevos, de las aperturas nuevas, vienen por las Lebacs, se convirtió en la gran puerta de ingreso para mucha gente”, señala.

Dólar y Lebacs. Dos de las opciones más populares son el dólar y las Lebacs (con el plazo fijo algo relegado). Al respecto, Casas afirma que, después de la disparada del dólar y la posición del Banco Central, se vienen un par de meses en los que el dólar estará tranquilo y los pesos rendirán: “El instrumento más sencillo para aprovechar ese escenario es la Lebac. Traccionan buena parte del mercado, siguen siendo lo más buscado porque rinden más que un plazo fijo y con menos riesgo. Como instrumento para colocar un excedente de pesos está muy bien. Con la ventaja de que se pueden comprar y vender cualquier día”.

Por su parte, Lucas Croce, de la firma DLC Asesores Financieros resalta que “con la Lebac le ganás a la inflación y le vas a ganar también al plazo fijo. Lo que me parece que se termina es que la Lebac le gane al dólar. El dólar en Argentina es como un sapo, camina un rato y pega un salto. El último salto que pegó fue grande y se comió el rendimiento de tu Lebac de muchos meses”.

De todas formas, sugiere que el inversor sea cauto a la hora de mirar la divisa: “Lo que le decimos es que no se vaya como loco atrás del dólar porque está llegando tarde. El rally ya pasó. Esto no quiere decir que el dólar no siga en alza, va a seguir subiendo, pero no al ritmo que lo hizo en los últimos tres meses (18% desde diciembre).

“La bicicleta se estroló y hoy es un ser mitológico”. Sobre la famosa figura de “la bicicleta financiera”, Croce señala dos conceptos: que nunca fue tan importante como se la imaginó y que si en algún momento funcionó, desde diciembre quedó obsoleta.

“Esta operación alocada de vender tus dólares, comprar Lebacs y agarrar la tasa de Lebcas y volver a dólar ganando la diferencia entre lo que había subido el dólar y la tasa de la Lebac se terminó. La bicicleta se estroló en los últimos tres meses. Si uno era tan loco como para hacerlo se aseguraba un rendimiento en dólares del 8%, 10%, según el momento, pero con el dólar quieto y una tasa de Lebac alta. Rigió hasta mediados de diciembre y hoy la bicicleta no sirve más. La realidad es que la bicicleta fue un ser mitológico porque nadie en Argentina está tan loco de vender todos sus dólares para irse atrás de una tasa en pesos tomando el riesgo de que el dólar, sabiendo que estaba atrasado, iba a subir”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here