“La zona euro es una casa sin techo: está bien para vivir siempre que no llueva”

Goldman Sachs y otras entidades como Merrill creen que la crisis política en Italia puede provocar más caídas en la moneda única.

(Agencias) Una frase utilizada por los analistas de Goldman Sachs atestigua el resurgir del sentimiento pesimista de los grandes inversores internacionales hacia el euro, hasta unos niveles no vistos desde la crisis de la deuda soberana de 2011 y 2012. “La zona euro puede ser vista como una casa sin tejado: está bien para vivir, siempre que no llueva”, dice Zach Pandl, experto en divisas del banco estadounidense, en una nota a los inversores.

“Los últimos acontecimientos políticos en Italia han expuesto una vez más las fallas estructurales de la unión monetaria europea, y podría seguir lloviendo hasta que pasen las próximas elecciones italianas. Hasta entonces, esperamos que la relación entre el euro y  el dólar se mantenga volátil”.

Lo más significativo de esta opinión es que Goldman no figura entre los bancos de negocios con peores previsiones para el euro.

Sus cálculos señalan que el valor justo para esta divisa ronda los 1,15 dólares (ligeramente por debajo de los 1,16 dólares que marcaba ayer), pero la entidad teme que la incertidumbre en Italia pueda llevar el tipo de cambio hasta los 1,10 dólares.

“Una suba de cien puntos básicos en el costo de los bonos italianos reduce el valor del euro en 0,05 dólares. Por tanto, si la deuda italiana vuelve a sus máximos de 2013 -y otras variables como los tipos en Estados Unidos se mantienen constantes, el euro podría caer a 1,10 dólares. El contagio a los activos estadounidenses ayudaría a limitar el recorrido a la baja del euro”. Para dentro de un año, Goldman cree que esta moneda podrá recuperarse hasta los 1,25 dólares.

UBS pone los 1,11 dólares como suelo del euro, en caso de que la prima de riesgo de Italia suba 150 puntos básicos. Otras instituciones consideran que la caída del euro puede ser más pronunciada, especialmente si Italia va a nuevas elecciones y los partidos populistas ganan terreno en las encuestas. Merrill Lynch, por ejemplo, considera que la moneda europea podría acercarse incluso a la paridad con la estadounidense.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here