Inquieta al Banco Central la aceleración de la tasa de inflación en agosto y septiembre

La autoridad monetaria, preocupada por el ritmo del alza de los precios, ratificó la política de alta tasa de interés para regular la liquidez del mercado.

Las limitaciones de instrumentos de política monetaria para estabilizar el mercado de cambios y de dinero, y por esa vía conducir a la desaceleración de la tasa de inflación en los términos deseados, llevó al Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de la República Argentina (BCRA) a resolver por unanimidad la estabilidad de la tasa de Letras de Liquidez (Leliq) a 7 días en 60% anual, en línea con lo anticipado en la reunión del 30 de agosto.

Más aún cuando las estimaciones privadas coinciden en mostrar una tasa de inflación para agosto, que el Indec difundirá el jueves 13, en torno a 4%, y la aceleración a la zona de 6% para el corriente mes.

Y, como decidió un mes atrás, agregó el ente rector que conduce  Luis Caputo que, “para garantizar que las condiciones monetarias, mantienen su sesgo contractivo, el Copom se compromete a no disminuir el valor de su tasa de política monetaria al menos hasta diciembre”.

Ya en su presentación ante más de 200 ejecutivos de finanzas, en la Convención del IAEF, el último viernes, el presidente del Banco Central había destacado que “la Argentina, a diferencia de los países desarrollados, e incluso en desarrollo, no cuenta con grados de libertad para hacer política monetaria, porque no cuenta con un mercado de capitales desarrollado, ni con un nivel de ahorro importante en el sistema bancario, por eso hay que trabajar en el día a día para estabilizar los precios”.

Los 4 fundamentos para sostener la tasa de las Leliq

  1. La inflación mostró una desaceleración en julio, tal como se anticipó en el comunicado del 7 de agosto. Sin embargo, los indicadores de alta frecuencia muestran una nueva aceleración para los meses de agosto y septiembre. El comportamiento de los precios en agosto estaría influido principalmente por los aumentos de precios regulados del mes. La inflación de septiembre, por el traslado a precios de la volatilidad cambiaria experimentada a fines de agosto. Las expectativas del mercado volvieron  elevarse en la última medición, reflejando el impacto de la mencionada volatilidad cambiaria.
  2. En términos de actividad económica, la información conocida en el último mes deterioro las perspectivas con respecto al comunicado del 7 de agosto. En consecuencia, se estima una caída de la economía en 2018 y que la misma se mantenga en niveles similares en 2019.
  3. Como punto positivo, el Copom menciona los avances en la reducción del déficit fiscal en los primeros siete meses del año, y la decisión de Hacienda de anunciar metas fiscales más exigentes que las contenidas en el acuerdo con el FMI de junio. “Esta política fiscal constituye una contribución para reducir la inflación en los meses venideros”, resalta.
  4. En cuanto a los agregados monetarios, sostiene que se van alineando a los objetivos de política de estabilización cambiaria, luego de la fuerte expansión que provocó la cancelación de gran parte del stock de Lebac, “porque no es función del Banco Central competir con los bancos por la captación del ahorro privado”, dijo Luis Caputo el viernes último.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here