Elisa Carrió se reunió con Marcos Peña para “arreglar todo”

En su última aparición mediática, la diputada se mostró más conciliadora con la figura de Mauricio Macri, de quien había dicho que había perdido la confianza y con quien no tiene diálogo desde hace más de dos meses.

Un tanto más conciliadora que los últimos meses del 2018, pero con fuertes planteos respecto de algunas áreas del Gobierno –como la de Seguridad-, Elisa Carrió decidió juntarse con Marcos Peña para “arreglar todo”. Al menos eso remarcó la líder de la Coalición Cívica anoche en su reaparición televisiva.

La cita entre Carrió y el jefe de Gabinete, que no se ven desde fines de noviembre del año pasado, comenzó minutos antes de las 16 en la casa que tiene la legisladora en Exaltación de la Cruz. Había sido acordada hacia fin de año, después de las duras críticas de la diputada, en especial con la ministra Patricia Bullrich por el nuevo protocolo de uso de armas de fuego de las fuerzas de seguridad.

En el programa “A dos voces”, de TN, “Lilita” volvió a cargar contra la ministra de Seguridad. “Lo que van a lograr es que nos matemos entre todos”, dijo sobre el protocolo oficializado a fines del año pasado. “A Patricia Bullrich la quiero y la sostuve, es una persona honesta pero hizo un acuerdo con Sergio Berni. Le estás dando poder a una fuerza que no limpiaste. ¿No era que la Prefectura estaba tomada, que la Gendarmería estaba la mitad tomada, que la PSA estaba manejada por La Cámpora?”, se preguntó. Y subrayó que la escuchan ilegalmente a ella y a sus colaboradores, una denuncia que sostiene desde hace tiempo.

Si bien apoyó el proyecto de creación del régimen penal juvenil que la Casa Rosada planea enviar al Parlamento en sesiones extraordinarias, en febrero, la líder de la Coalición Cívica aseguró que habría que fijar la edad de imputabilidad en 14 años, y no en 15 como estima el proyecto oficial. En realidad, 14 años era la idea original del Gobierno que no pudo progresar en el Parlamento el año pasado.

Los dichos de “Lilita” se dan en medio del impulso del oficialismo a una serie de iniciativas vinculadas con el endurecimiento de las políticas de seguridad. “Yo no quiero Bolsonaros, ahí no me van a encontrar”, abundó.

“El 90% de los peruanos, paraguayos y bolivianos que están acá son gente decente, trabajadora, que reconozco y amo no voy a permitir la discriminación, porque todos vivimos juntos”, aclaró en relación a la política migratoria respecto de los extranjeros que delincan, con la que se manifestó “totalmente de acuerdo” y que figura en el paquete de medidas lanzadas por el Gobierno.

De todos modos, Carrió se mostró más conciliadora con la figura de Mauricio Macri, de quien había dicho que había perdido la confianza y con quien no tiene diálogo desde hace más de dos meses, tras los duros cuestionamientos al ministro de Justicia, Germán Garavano. Allí empezó a tensarse la relación entre la diputada y el Gobierno.

“Con Mauricio estamos bien. No necesitamos hablar”, planteó, escueta, sobre su vínculo con el jefe de Estado. Además, volvió a defender a Mario Quintana, e incluso a Javier Iguacel, el ex secretario de Energía eyectado del Gobierno hace pocas semanas. Le pidió a Dante Sica que se ocupe de las pymes, y a Nicolás Dujovne que no acapare más poder.

Y resaltó que no será candidata -este miércoles se lo confirmó a Horacio Rodríguez Larreta en un encuentro que mantuvieron- aunque hará campaña por la reelección de Macri. Después de eso, dijo, se jubilará. Y seguirá “al lado de la gente”.

Es en este contexto en el que la diputada y Peña vuelve a verse las caras. En vísperas de la campaña electoral.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.