El contexto “frena” inversiones de Bioeléctrica por US$ 40 millones

Se trata de una industria con un potencial incalculable pero que por un mix de condicionantes no termina de arrancar en Argentina.

Se trata de una industria con un potencial incalculable pero que por un mix de condicionantes no termina de arrancar en Argentina. La generación de energía a partir del procesamiento de biomasa en base a maíz y estiércol ha logrado un gran desarrollo en algunos países, pero aquí sigue en veremos.

Uno de los jugadores más importantes del país está en Córdoba y es un buen ejemplo de esta situación: se trata de Bioeléctrica, que ya invirtió unos US$ 70 millones en plantas generadoras de energía y tiene en carpeta el desembolso de otros US$ 40 millones pero están frenados por el contexto, incluyendo falta de financiamiento y la ausencia de políticas a largo plazo en la industria.

“Las dos plantas que construimos solos las vamos a terminar, pero las que encaramos con socios, en las localidades de Holmberg y Justo Garat se encuentran en stand by, por la falta de financiamiento. Son inversiones grandes”, dice Germán Di Bella gerente General de Bioeléctrica. En realidad, el empresario no se queda en ese punto, aunque remarca que de los 88 proyectos presentados en RenovAR, se firmaron 20.

Di Bella plantea un problema estructural para el desarrollo de una industria “que generaría un alto impacto en las economías regionales”. Y cita como ejemplo a Alemania. “En 20 años lograron desarrollar y consolidad la industria. Lo hicieron explotando 1,5 millones de hectáreas de maíz, de las cuales 900.000 las utilizaron para la creación de energía. En Argentina tenemos 7 millones de hectáreas de maíz, pero el 70% se exporta.

¿Cuánto se podría transformar en energía? ¿Tres millones de hectáreas? Se construirían 10.000 plantas y se crearían 25.000 puestos de trabajo directos, más otros 25.000 indirectos”, dice.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here