Aseguran que se podría bajar el precio del gasoil utilizando más biodiésel

Los aumentos ya se trasladaron a los surtidores e impactó negativamente en varios sectores agropecuarios.

Esta semana se conoció a través de la resolución 3/2018 del Ministerio de Hacienda publicada en el Boletín Oficial, que el Gobierno dispuso una modificación en el precio de adquisición del biodiésel establecida por el ex Ministerio de Energía y Minería, el cual queda fijado en $ 26.509 por tonelada.

Ante esta suba del 17% en el precio del biodiésel, algunas petroleras no demoraron en aplicar un aumento al precio del gasoil. En este contexto, resulta interesante refrescar el concepto, dado que el biodiésel es un combustible renovable que se produce a partir de diversos aceites vegetales y grasas animales. En Argentina, se genera a partir de la soja, y actualmente, todo el gasoil que se expende en el país se mezcla con un 10% de biodiésel.

El aumento del combustible impacta negativamente en varios sectores, y especialmente en la producción agropecuaria, desde poner en marcha las maquinarias agrícolas hasta el transporte de carga que traslada la producción a los puertos, por citar algunos ejemplos.

Mayor corte de biodiésel

El nuevo aumento en el biodiésel, y en el gasoil, provocó aclaraciones y propuestas desde el sector de los biocombustibles. Tan es así que Luis Zubizarreta, presidente de la Cámara de Biocombustibles de la Argentina (CARBIO), aseguró: “La industria exportadora de biodiésel podría contribuir a la baja del precio del gasoil en el surtidor”.

En este sentido, cabe recordar que las principales plantas industriales que exportan biodiésel al exterior están paralizadas, y eso se debe según CARBIO, a las trabas interpuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y Perú para la importación del biodiésel argentino. Para Zubizarreta, hoy se podría vender biodiésel a precios en torno de $20 por litro en el mercado doméstico, bien por debajo del valor del gasoil importado, y manifestó que quieren hacerlo en competencia.

También remarcó que no se requieren subsidios ni cuotas de mercado sino que la idea es que haya compulsa de precios entre las empresas productoras como sucede en el resto de los países que utilizan en su matriz económica biocombustibles.

Energía autónoma

Por su parte, la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB), aclaró que el nuevo precio del biodiésel obedece exclusivamente a las variaciones del tipo de cambio y al impacto que tuvo para los precios sobre el aceite de soja. “Debido a la estructura dolarizada de la industria, no resulta posible vender a un precio inferior al costo de producción”, argumentaron.

Según explicó CEPREB, el biodiésel no es el causante de la variación del precio del gasoil en el surtidor, y argumentó: “No sólo tiene una incidencia mínima en la composición del precio final del producto, sino que permite que el mismo sea más barato, funcionando como un “colchón” para el bolsillo del consumidor”. Asimismo, advirtieron que en oportunidades anteriores cuando el precio del biodiésel bajó, el del gasoil no lo hizo.

En cierta sintonía con CARBIO, las pymes regionales de biocombustibles celebran y apoyan toda iniciativa del Gobierno Nacional que promueva un mayor uso de biodiésel en el mercado interno, como así también, la defensa de las economías regionales. En este sentido, consideraron que “es importante pensar el biodiésel de manera estratégica y a largo plazo, ya que le permite al país contar con energía de manera independiente y autónoma de los países productores de petróleo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here